Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenado a 8 años y 10 meses de cárcel tras arrancar un trozo de labio a su expareja en A Coruña

El hombre también deberá indemnizar con 34.425 euros a la mujer, a la que insultó y amenazó en varias ocasiones

El hombre acusado de arrancar un trozo de labio a su expareja en una discusión ha sido condenado por la Audiencia Provincial a ocho años y diez meses de prisión. Además, no podrá acercarse a la mujer ni comunicarse con ella y tiene prohibido poseer armas durante siete años. El condenado indemnizará a la víctima con 34.425 euros.

El hombre, según la sentencia, es autor responsable de un delito de maltrato habitual ejecutado en domicilio común, por el que se le condena a dos años y medio de cárcel, y de un delito de lesiones de género, con una pena de dos meses en prisión. Estos dos delitos cuentan con la circunstancia agravante de reincidencia. Se le condena también a otros cinco años y seis meses de cárcel por un delito de lesiones con resultado de deformidad, pues le arrancó dos tercios del labio inferior, por lo que tuvo que ser operada para su reconstrucción.

La relación entre ambos empezó en 2016. Ambos convivieron durante dos años en un piso situado en la ronda de Outeiro, junto a dos hijas de ella y un hijo de él. El tribunal indica en su fallo que, después de un tiempo de convivencia, el hombre comenzó a mostrar "un carácter agresivo, celoso y controlador", creando un ambiente "de menosprecio y miedo" con el uso de la "violencia y la intimidación".

El control del hombre era tal que hasta le hizo cambiar de número y terminal cuando empezaron a convivir, y le registraba todas las llamadas y mensajes.

En la noche del 9 al 10 de julio de 2018, se produjo un nuevo incidente en la habitación de la pareja. El hombre golpeó a la mujer, la agarró por el cuello y la amenazó. Al día siguiente, la víctima denunció al condenado por malos tratos. Entonces se rompió la relación entre ambos y el hombre abandonó el domicilio.

Fue el 13 de agosto de 2018, sobre las 22.00 horas, cuando el condenado abordó a su expareja en la calle intentando hablar con ella. La mujer se acercó a las terrazas de los bares de la zona, en las que había gente, para llamar a su hija y que esta la acompañase a casa. Ya en el portal, el hombre estaba esperándolas en una zona que no se ve desde la entrada. Agarró a su expareja e intentó morderla en varios puntos de la cara, hasta que consiguió hacerlo en el labio inferior y le arrancó dos tercios del mismo, escupiéndolo después. "Este acto obedeció a una finalidad de poner de manifiesto su dominio sobre la mujer", expone el tribunal en su fallo.

Durante el juicio, el ahora condenado aseguró que "no fue" su "intención hacerle daño". "Yo nunca la agredí", afirmó. A preguntas de la Fiscalía, el hombre declaró no tener conocimiento de la "gravedad" de las lesiones provocadas a su expareja.

Compartir el artículo

stats