26 de mayo de 2019
26.05.2019

Los famosos y sus locas pseudoterapias

Celebridades como Gwyneth Paltrow, Robert De Niro, Manu Chao, Jack Dorsey e incluso Eduard Punset han contribuido en los últimos tiempos a la difusión de las pseudociencias

26.05.2019 | 03:48
Los famosos y sus locas pseudoterapias

Creer en algo que es totalmente falso, o que al menos no se ha demostrado científicamente, es criticable. Pero cuando está en juego la salud e incluso la vida de las personas, algunas falsas creencias se convierten en amenazas altamente peligrosas. El problema es aún mayor cuando quienes sostienen ideas disparatadas sobre cuestiones de salud tan serias como el cáncer, el autismo, el VIH y las vacunas son famosos que las defienden activamente ante sus millones de seguidores. Las redes sociales hacen, además, de peligroso altavoz para sus proclamas pseudocientíficas. Los ejemplos son numerosos

Famosos que se someten a dietas falsamente curativas para curar enfermedades tan graves como el cáncer, que vinculan públicamente las vacunas con el autismo, que recomiendan parches milagrosos, que temen la "radiación" de la wifi... Quienes promueven las pseudociencias y las pseudoterapias no son siempre personas anónimas y sin formación alguna. Con demasiada frecuencia personajes famosos, con millones de seguidores, e incluso del ámbito tecnológico, los que han seguido esas falsas creencias. La lista es larga, e incluye personajes tan diversos como Steve Jobs, Jack Dorsey -fundador de Twitter-, Robert De Niro, Gwyneth Paltrow y el recientemente fallecido Eduard Punset.

El último caso lo hemos tenido muy cerca. El futbolista danés del Celta Pione Sisto decidió someterse, sin conocimiento de su club, a una dieta extrema consistente en comer solo fruta durante 21 días. Él mismo explicó el proceso en sus redes sociales, y terminó confesando que tuvo que renunciar porque sentía que "se volvía loco". Antes de eso, aseguró que el subconsciente de la mente humana "es la oscuridad" y que él "dicta lo que va a pasar en tu vida".

De regímenes (alimenticios) radicales sabe también el fundador de Twitter, Jack Dorsey, que sige una dieta OMAD (One Meal a Day, "una comida al día"). Utiliza también una especie sauna portátil con una malla protectora que bloquea -aseguraba en marzo- la radiación electromagnética de los cables, de la wifi y de las antenas de los móviles. Al contrario que la radiación solar, dichas ondas electromagnéticas son totalmente inofensivas. Por su longitud de onda es imposible que producan efectos en nuestro ADN.

También de Silicon Valley, el creador de Apple, Steve Jobs cayó en el grave error de renunciar a la medicina científica y tratar su cáncer de páncreas con zumos y acupuntura. El dato lo reveló su biógrafo, Walter Isaacson. El final es bien conocido.

En Hollywood han sido varios los actores que recurrieron a las pseudoterapias para tratar enfemedades graves. Fue el caso de Peter Sellers (1925-1980), que probó la "cirugía psíquica" para tratar su problema cardiaco y falleció a los 54 años. Otro gran cómico, Andy Kaufman (1949-1984), probó con una dieta de frutas y verduras para curar un tumor raro en el pulmón. Cuando recurrió a la radioterapia ya se había propagado el cáncer. El triste episodio se cuenta en la película "Man on the moon" (2000), de Milo? Forman.

En tiempos más recientes, la reina de las pseudoterapias en Hollywood ha sido sin duda Gwyneth Paltrow. Su página web, Goop, fue condenada por publicidad engañosa de unos huevos vaginales. Menos conocido es el caso de Robert De Niro, criticado por vincular las vacunas al autismo. Y la organización animalista PETA, de la que Pamela Anderson es su más firme defensora, establece en su web una relación entre el autismo y el consumo de lácteos.

Apoyo a Pàmies

Más cerca de nuestras fronteras, el cantante francés de origen gallego Manu Chao ha defendido en Twitter al agricultor Josep Pàmies y su peligrosa defensa del MMS -líquido similar a la lejía industrial- como cura del autismo, la malaria y el VIH.

En 2010 la mismísima ministra de Sanidad, Leire Pajín, fue objeto de duras críticas por lucir una pulsera Power Balance, un abalorio que prometía fuerza, flexibilidad y equilibrio y que fue denunciado por publicidad engañosa ante el propio ministerio.

El propio Eduard Punset, abogado y economista que pasó de la divulgación científica a la autoayuda, y que falleció el pasado miércoles, coqueteó con las pseudociencias. En 2013, en Barcelona, fue la estrella de la Feria Espiritualmente, que entre otras pseudociencias disparatadas promovía la astrología, el feng shui, el reiki y las flores de Bach.

Hay una frase del famoso científico y divulgador Carl Sagan (1934-1996) que resuena como nunca en nuestros días: "Saber mucho no es lo mismo que ser inteligente; la inteligencia no es solo información, sino también juicio, la manera en que se recoge y maneja la información". Ciertamente, hoy en día no basta con tener disponibilidad de información -sobreabundante en los albores del 5G-, ni siquiera con saber mucho. Hace falta armarse de juicio crítico para no caer en el error de las pseudonoticias ( fake news), las pseudociencias y las pseudoterapias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca