SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jornadas profesionales de la salud mental en Vigo

Expertos abogan por detectar en la infancia trastornos de personalidad

Advierten de que los tratamientos son "limitados" e indagan en los "agujeros" de su diagnóstico

Los trastornos de la personalidad se han convertido en el mundo moderno urbano en una enfermedad mental con un elevado nivel de prevalencia, de entre un 1 y un 2% y registran un aumento progresivo en las últimas décadas. Más de 50 profesionales de la salud mental de Galicia y el norte de Portugal se reunieron ayer en Vigo para actualizar y compartir conocimientos sobre estas dolencias que, lamentan, "se encuentran con muchos agujeros en el sistema de diagnóstico actual", según apuntó el psiquiatra Leonelo Forti, coorganizador de las jornadas y miembro del Foro Gallego del Estudio de la Personalidad (FGEP).

"No se están incluyendo en el criterio diagnóstico todos los componentes de la personalidad; solo se valoran las conductas y no la personalidad en sí, que son dos cosas muy diferentes. Y así, nos estamos quedando solo en la punta del iceberg. Una persona puede entrar en una tienda y comprar 20 camisas; ese comportamiento puede ser normal si se va unos años a trabajar fuera de España y las necesita y puede ser un trastorno compulsivo en otra persona", ejemplifica.

Forti recordó que una quinta parte de los trastornos de la personalidad son trastornos de la personalidad límite y, de ellos, el 10% muere por suicidio. "Nuestro trabajo es estar atentos porque está comprobado que desde la infancia hay alertas que indican que puede haber riesgo y sería más útil prevenir que curar".

Los profesionales reclaman nuevos programas para tratar estas enfermedades, porque aseguran que el sistema actual no funciona. "Los pacientes que tienen una recaída acuden a las unidades de agudos y, después, a consultas externas, que les atienden una vez al mes y, en la mayoría de las ocasiones es un círculo vicioso: vuelven a ingresar en agudos, luego a consultas externas, a ingresar... Deberíamos seguir un modelo parecido al de los países escandinavos, en los que realizan tratamientos intensivos de 18 meses, al principio con consultas a diario, y han logrado un 80% de remisión", destaca Forti.

La jornada contó también con el doctor Gerardo Flórez, que habló de la psicopatía, un tema de intensa actualidad y un trastorno que hasta la fecha era considerado sinónimo de un trastorno de la personalidad antisocial. Florez explica que hay ciertas dimensiones de la personalidad, como la dominancia, que pueden resultar "muy útiles" en determinados contextos como el deporte de elite, pero que en otros "te pueden llevar a la cárcel". "Hoy se está viendo que este precepto era falso, que la psicopatía es un constructo mucho más amplio que incluye conductas antisociales (delitos o crímenes) y otras muy adaptativas, en las que no se ve la criminalidad pero que ocasionan sufrimiento, como estafas, engaños o maltrato psicológico; personas muy inteligentes, "normales entre comillas" pero que son sádicas, manipuladoras y narcisistas y que pasan desapercibidas e, incluso, tienen gran éxito en la vida".

Abunda en que "un mismo código genético se puede expresar de forma distinta en diferentes ambientes", de ahí la importancia del entorno y de la educación emocional que se reciba durante la infancia y la adolescencia.

Por otra parte, el psiquiatra Juan Luis Fernández Hierro trató sobre el ingreso voluntario e involuntario de las personas con trastorno de la personalidad, que traen dolores de cabeza constantes tanto a médicos como a familiares. El médico puso ejemplos prácticos de casos en los que el ingreso involuntario había sido lo más beneficioso para los pacientes.

Carracedo: "La personalidad es una mezcla de la herencia y del ambiente, que influye en los genes"

  • El doctor Ángel Carracedo, uno de los mayores expertos en genética internacionales, ofreció a los psiquiatras concentrados ayer en Vigo un monográfico sobre los aspectos biológicos de la personalidad, bajo el título "Genética y epigenética de la personalidad".La genética se refiere a la disposición biológica con la que cada uno llega al mundo, es decir, un repertorio de rasgos que se sustentan en sistemas neuroconductuales. La epigenética da cuenta de la permeabilidad que tienen los genes a las influencias del entorno, como la crianza, los hábitos, los vínculos, etc. Los genes están disponibles para ser influenciados por el entorno y la personalidad de un adulto acaba siendo una combinación de lo innato con lo adquirido."Es imposible cuantificar cuál de las dos, la genética o la epigenética, influyen en mayor medida en la formación de la personalidad; aún hay pocos estudios sobre esta relación, pero está claro que ambas influyen", apunta el doctor Carracedo. El experto apuntó que hay algunas enfermedades en las que el componente genético es más elevado, como en el autismo o en la esquizofrenia, y explicó cómo se busca el componente genético en ellas. "Descubrir los genes que influyen en la personalidad es un área realmente apasionante y puede ayudar en trastornos muy complejos para empezar a subclasificar a los pacientes; ya que no hay una sola esquizofrenia o un solo autismo, sino muchos", describe Carracedo.Además, el director del grupo de Medicina Genómica de la Universidade de Santiago asegura que el descubrimiento de nuevos genes relacionados con la personalidad es muy necesario "para el desarrollo de nuevos fármacos para tratarlas".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats