20 de septiembre de 2012
20.09.2012

Una empresa española probará en 2013 en humanos la vacuna contra el alzhéimer

Pensada para pacientes sanos, se ensayará en 350 personas en España

20.09.2012 | 09:31

Uno de los mayores retos actuales de la ciencia es encontrar protección contra la "enfermedad silenciosa", el alzhéimer. Y a solo un día de la conmemoración del Día Mundial de esta patología neurodegenerativa, el Grupo Grifols ha anunciado el ensayo clínico en humanos de una vacuna contra el alzhéimer. Se practicará en España durante el primer trimestre de 2013. Dirigida a pacientes sanos clínicamente, en nuestro país testarán el fármaco unas 350 personas.
La vacuna acaba de pasar la fase de experimentación animal. Solo está pendiente –aseguraron ayer los responsables– de ser aprobada por la Agencia Española del Medicamento. Manuel Sarasa, catedrático de Anatomía de la Universidad de Zaragoza y director científico de Araclon Biotech (compañía que realizará el estudio), lo explicó en Barcelona, junto con los doctores Javier Jorba y Antonio Páez, de la empresa Grifols. La vacuna, ha indicado Sarasa, permitirá combatir la enfermedad en sus estadios más iniciales, cuando aún el cerebro de las personas afectadas no se ha atrofiado por la muerte de las neuronas.
Este tratamiento, en fase de ensayo, se llevará a cabo en 350 pacientes en España –unos 200-- y Estados Unidos– y el resto en una treintena de hospitales, que mayoritariamente serán centros públicos. Este hipotético escenario, sería un "éxito rotundo" porque lograría ralentizar la enfermedad y elevar la calidad de vida de sus pacientes.
Paralelamente al inicio de los ensayos en humanos de la vacuna, la empresa catalana ha desarrollado desde 2006 otros dos ensayos clínicos y ha iniciado un tercero, en el que participan unos 350 pacientes de España y Estados Unidos, basado en la utilización de proteínas plasmáticas (todas las proteínas presentes en el plasma de la sangre), también para combatir el alzhéimer.
El fundador de Araclon Biotech –empresa participada mayoritariamente por Grifols–, Manuel Sarasa, concretó que esta vacuna está pensada para pacientes clínicamente sanos y que estimula el sistema inmunitario para producir anticuerpos contra las proteínas beta-amiloides 40 y 42, causantes de la enfermedad.
En seis u ocho años
El alzhéimer afecta a 25 millones de personas en todo el mundo, con medio millón de afectados en España, y se trata de una patología que afecta al 10% de los mayores de 65 años y al 25% de los mayores de 85.
Pero esta propuesta no es la única. Los ensayos para una vacuna contra el alzhéimer se aceleran. Y la última que se ha incorporado a la carrera es la multinacional de productos hemoderivados Grífols. Pero en Galicia, un equipo de investigadores del Centro de Investigación Biomédica EuroEspes, ubicado en la localidad coruñesa de Bergondo y dirigido por el doctor Ramón Cacabelos, ya ha desarrollado otro modelo de vacuna contra el alzhéimer. Este sistema, presentado el año pasado, previene la enfermedad y reduce eficientemente las lesiones cerebrales en aquellos casos en los que la dolencia ya se manifestó. La documentación oficial de esa vacuna EE-AD-S1P de EuroEspes –centro de investigación biomédica presente en Bergondo, A Coruña–, fue publicado por la oficina de patentes de Estados Unidos en 2011. Ramón Cacabelos, que estuvo acompañado en la investigación por la coordinadora Carmen Vigo y los doctores Iván Carrera, Lucía Fernández-Novoa y Walter Lombardi, señaló entonces que iniciaba el desarrollo clínico de la vacuna con la previsión de que pueda ser utilizada "en 6 o 8 años".

Cuatro de cada diez afectados en Galicia están aún sin diagnosticar
El 40% de los casos de alzhéimer están sin diagnosticar en Galicia, advierte la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría. Dado el envejecimiento poblacional, la institución aboga por prestar más atención e instaurar mecanismos de prevención y diagnóstico precoz. En la mayoría de los casos, cuando se obtiene dicho diagnóstico, la enfermedad lleva evolucionando más de un año.
"La ausencia de estos mecanismos están convirtiendo esta demencia en una auténtica epidemia por su alta incidencia social, no sólo por las personas que la padecen, sino por la afectación en su entorno, en familiares y cuidadores".
Con motivo de la celebración mañana del Día Mundial del Alzhéimer, la Sociedad recuerda que la población gallega está en claro descenso en 2012 y cada vez más envejecida. Según datos tomados del Instituto Nacional de Estadística, en Galicia residen 629.477 personas de más de 65 años (22,5%) y 93.599 de más de 85 años (el 3,35%). Es decir, del total de mayores de 65 años, casi el 15% tiene más de 85 años.
Respecto a la enfermedad, la Sociedad estima el número de afectados en la comunidad entre 31.500 y 63.000 personas. "Se trata de una verdadera epidemia" a la que es necesario prestar más atención, no sólo por mejorar la calidad de vida de los enfermos, sino por "las grandes repercusiones en su entorno más inmediato". Sin conocer exactamente la causa de la enfermedad, se sabe que existen factores de riesgo como el tabaco, la vida sedentaria, los trastornos depresivos, la hipertensión arterial y la obesidad.
"El problema del alzhéimer es que es una enfermedad silenciosa que, cuando se diagnostica, ya es demasiado tarde para tratarlo porque hay una degeneración muy grande", ha explicado el profesor Jesús Ávila, coordinador del VIII Simposio Internacional "Avances en la enfermedad de alzhéimer y director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook