14 de mayo de 2012
14.05.2012

¿Recesión entre las sábanas?

Sexólogos gallegos analizan los efectos de la crisis en las relaciones de pareja

14.05.2012 | 10:04
Los pies de una pareja asoman entre unas sábanas. // FdV

¿Cómo afecta la crisis al deseo? ¿Ha entrado el sexo en recesión? ¿Se practica más o menos que antes? Los expertos en la materia no acaban de ponerse de acuerdo. Especialistas gallegos sostienen que la situación económica influye en las relaciones de pareja, pero alertan de que el principal factor desencadenante de la falta de deseo es "el ritmo de vida actual".

Paro, sueldos más bajos, menos contrataciones, ERE, incertidumbre laboral, dificultades para llegar a fin de mes... Mientras las provisiones a los bancos suben, el déficit se mantiene y la prima de riesgo se dispara, la líbido de muchos ciudadanos no deja de fluctuar igual que la Bolsa: lo mismo sube ligeramente que se desploma y entra en números rojos. ¿Cómo afecta la crisis al deseo? ¿Ha entrado el sexo en recesión? ¿Se practica más o menos que antes? Los expertos en la materia no acaban de ponerse de acuerdo sobre cuál es el comportamiento mayoritario entre las sábanas en plena debacle financiera. Por un lado, las consultas a médicos y sexólogos para tratar problemas de apetito sexual han aumentado; por otro, numerosos estudios aseguran que, al disponer de menos dinero para salir, las parejas viven un nuevo auge sexual. El más reciente, el último Informe Durex sobre Bienestar Sexual, que asegura que tres de cada cuatro españoles están satisfechos con sus relaciones de pareja y opinan que una buena vida sexual mejora, sobre todo, su estado de ánimo.
El vicepresidente de la Sociedad Gallega de Sexología, Emilio López Bastos, opina que el clima general de tensión laboral, la exigencia en las empresas y la sobrecarga de responsabilidades "son terribles para el deseo sexual". "La crisis económica es un factor externo que repercute en las relaciones de pareja pero, en general, la falta de deseo se produce por el estilo de vida actual, que produce una gran fatiga en la gente y un descanso basado en la pasividad del sofá y la manta frente al televisor", sostiene López Bastos, quien subraya que, mientras en las mujeres, los problemas de falta de deseo vienen de lejos, los hombres han visto, en los últimos tiempos, como el estrés y el cansancio azotan también su vitalidad sexual. "Tradicionalmente, eran mujeres con pareja quienes visitaban, con mayor frecuencia, las consultas de los sexólogos pero, de un tiempo a esta parte –hace ya unos cinco años, antes, incluso, de que se iniciase la crisis económica–, el goteo de hombres con problemas de falta de deseo es incesante", destaca el especialista gallego.
Y eso que, para los españoles, el sexo es una cuestión prioritaria, según se desprende de numerosas encuestas realizadas en los últimos años. Un estudio de la Federación Española de Sociedades de Sexología desvela que el 77% de los hombres reconoce darle mucha importancia a las relaciones sexuales, frente a un 58% de las mujeres. Además, la primera Encuesta Nacional de Salud Sexual, de 2009, revela que el 86% de los varones y el 78% de las féminas coinciden al asegurar que la sexualidad es necesaria para el buen equilibro personal. Citando al reconocido psicólogo y sexólogo catalán Antonio Bolinches, el vicepresidente de la Sociedad Gallega de Sexología reconoce que "una pareja no puede funcionar solo con sexo, pero tampoco sin él", y añade: "Una vida sexual satisfactoria proporciona placer, autoestima y mejora el estado de ánimo en general".
Cuando una pareja, o alguno de sus miembros por separado, acuden a la consulta de un sexólogo para tratar su inapetencia sexual, el primer paso a seguir es "explicarles cómo funciona el deseo" en las relaciones estables. Todos los expertos consultados siguen abogando por una mejor educación sexual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook