18 de diciembre de 2010
18.12.2010

El hallazgo de policromía original del siglo XII prolongará el examen del Pórtico un año más

El Comité Científico recomienda que se mantengan las mediciones estructurales y microclimáticas

18.12.2010 | 10:14
Un técnico toma micromuestras de la policromía del Pórtico da Gloria. // Fundación Barrié de la Maza

Cualquier médico, antes de decidirse a realizar una operación a un paciente, tiene que asegurarse de que realiza un diagnóstico adecuado. Con el Pórtico da Gloria, considerada la obra cumbre del románico escultórico, ocurre lo mismo. Antes de elaborar los proyectos de conservación preventiva y de intervención para protegerlo de los embates del tiempo, de los que tampoco se libra la piedra, es necesario comprobar cuáles son los males que le aquejan. Para eso servía la fase de monitorización del conjunto escultórico que está realizando un equipo coordinado por la Xunta y el Ministerio de Cultura y financiado por la Fundación Barrié de la Maza.
Sin embargo, el primer diagnóstico, realizado a partir de los datos recabados en las mediciones hechas entre marzo y julio, no es suficiente. La aparición de policromía original del siglo XII junto a las filtraciones de agua procedentes de las cubiertas que dañan las esculturas han motivado que el Comité Científico del Programa Catedral, que se reunió ayer, recomiende prolongar un año más las mediciones para el estudio microclimático y estructural y, enseguida, a partir de la segunda quincena de enero, realizar una segunda toma de muestras tras hallar los restos de pinturas en algunos puntos y figuras del Pórtico.
Tal y como lo explica una de las coordinadoras del Comité Científico, la representante del Ministerio de Cultura, Concha Cirujano, en este tipo de proyectos no se puede poner fecha de finalización, ya que "los datos arrojados en el proceso de investigación marcan el calendario y su adaptación a las necesidades científicas". De ahí la importancia de prolongar un año más –en un principio se había fijado la retirada del andamio, colocado en 2008, este verano y luego se aplazó hasta 2011, aunque lo previsible es que tenga que postergarse– la monitorización de las condiciones climáticas y estructurales, sobre todo porque el Pórtico está afectado por filtraciones de agua procedentes de las cubiertas de la basílica, especialmente, indican los expertos, en la zona sur.
Precisamente la Xunta aprobó en un Consello destinar 300.000 euros a obras de emergencia destinadas a subsanar este problema y previsiblemente, según Cultura, estarán finalizadas en tres meses.
Además, los técnicos necesitarán volver a montar parte de los andamios retirados por la visita del Papa para tomar nuevas muestras y realizar pruebas con biocidas, de consolidación superficial, de sistemas de limpieza y de fijación de policromías.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook