21 de junio de 2008
21.06.2008
40 Años
OCUPACIÓN

Hebrón: Donde el silencio no se puede romper

21.06.2008 | 15:31
Varias ONG tratan de exponer la situación que soporta la población de Hebrón, única ciudad palestina con asentamientos judíos en el casco urbano, pero sus esfuerzos chocan con el empeño de los colonos por imponer un férreo silencio. En este lugar, testigo a lo largo de la historia de matanzas de ambas poblaciones, la ocupación israelí da lugar a situaciones cotidianas de enfrentamiento y violencia. Fotografía de archivo, tomada el 10/06/08, en la que miembros de la seguridad de Israel hacen guardia mientras refugiados y sus hijos juegan en un columpio hinchable colocado a las afueras de su asentamiento en Hebrón, cerca de Kiryat Araba.

Varias ONG tratan de exponer la situación que soporta la población de Hebrón, única ciudad palestina con asentamientos judíos en el casco urbano, pero sus esfuerzos chocan con el empeño de los colonos por imponer un férreo silencio.

Hebrón es una ciudad cisjordana con gran significado religioso tanto para musulmanes como para judíos y acoge la Tumba de los Patriarcas, hoy en día mitad mezquita y mitad sinagoga y donde, según la tradición judía, está enterrado Abraham.

En este lugar, testigo a lo largo de la historia de matanzas de ambas poblaciones, la ocupación israelí da lugar a situaciones cotidianas de enfrentamiento y violencia.

Unos quinientos militares protegen a alrededor de medio millar de colonos judíos, que viven en medio de 170.000 árabes y pretenden que Hebrón se convierta en territorio israelí.

Las medidas de protección a los colonos incluyen drásticas restricciones de movimiento a los árabes, algunos de los cuales tienen que subir a los tejados y pasar de azotea en azotea porque tienen prohibido pisar su propia calle.

La violencia judía contra los árabes ha provocado que cientos de familias palestinas abandonen el centro, cada día más parecido a una ciudad fantasma.

En esta situación de constante tensión, el papel que juegan las fuerzas de seguridad en favor de los colonos es determinante.

"El Ejército israelí de forma consciente y rutinaria ha protegido incontables actos de violencia de los colonos contra los palestinos", denuncia la organización no gubernamental (ONG) israelí Bethlehem.

Esto es lo que pretenden contar desde otra organización, "Breaking the Silence" (Rompiendo el Silencio), que agrupa a ex soldados israelíes que sirvieron en Hebrón y ahora quieren relatar cómo se vive allí y cómo actúa el Ejército.

Entre sus actividades están la difusión de testimonios de soldados y fotografías de sucesos, así como la organización de visitas guiadas a Hebrón para mostrar al mundo el día a día en la ciudad.

Pero la intención de mostrar la violencia diaria que genera la ocupación choca con las intenciones de los colonos, que boicotean estas excursiones e impiden entrar en su asentamiento a quienes aparezcan acompañados de alguna ONG como esta.

Recientemente, un autobús con una cincuentena de turistas y periodistas que viajaban con "Breaking the Silence" fue parado en la entrada al centro de la ciudad por una treintena de colonos que impidieron su paso.

La policía protegió el autocar, pero no permitió a los visitantes bajar del vehículo ni les escoltó dentro del caso urbano, al considerar que no podían garantizar su seguridad.

Los colonos bloquearon la carretera, colocaron frente al autocar carritos con sus bebés y exigieron, con éxito, a la Policía que no les dejase entrar.

"Hemos venido para conocer cómo es la vida en Hebrón, en los territorios ocupados, y hemos tenido que volver escoltados por vehículos policiales", explica a Efe Nacho Prieto, turista madrileño que se encontraba en el autobús.

Estas "visitas" han estado durante dos meses prohibidas por la Policía, que considera que los visitantes alteran la paz de la comunidad.

Desde el otro lado del piquete, Noham Arnon, líder de la comunidad judía de Hebrón, protesta contra "esa organización antisemita que quiere destruir nuestra comunidad, apoyar el terrorismo islámico y expulsar a los judíos".

Para él, "Hebrón era una ciudad judía siglos antes de que la palabra 'Palestina' existiese. Toda idea de Palestina es una falsedad. Nunca hubo una Palestina en este país. Hebrón fue comprada por Abraham, padre de la nación judía, y tenemos todo el derecho a vivir aquí".

Más allá va David Wilder, portavoz de los colonos, que culpa a "Breaking the Silence" de "incitar a los árabes contra nosotros para que nos maten y así obligarnos a irnos" y carga contra la Unión Europea (UE) por financiar esta ONG.

"Si el mundo obliga a Israel a aceptar el terrorismo árabe en un lugar como Hebrón, esto les volverá como un bumerán y explotará en su cara, porque los árabes pensarán que pueden hacerlo también en Europa", advierte.

El pasado martes, otro "tour" con diputados pacifistas israelíes y periodistas internacionales logró entrar en el centro de la ciudad, aunque requirió la protección de un centenar de policías.

Algunos de los periodistas fueron agredidos por colonos que les echaron encima agua hirviendo; porque lo que ocurre en Hebrón no se puede ver pero, sobre todo, no se debe contar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine