Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reina de copas

- Estela Doiro marca el gol de la victoria del Rincón Fertilidad Málaga para anotarse la Supercopa ante el Bera Bera - En septiembre ganó la Copa de la Reina

Doiro, en Málaga, con el trofeo y la medalla lograda en la Supercopa | .

Doiro, en Málaga, con el trofeo y la medalla lograda en la Supercopa | .

Abajo, Doiro, en el centro, junto a sus compañeras tras imponserse en la Supercopa ante el Bera Bera en el Pabellón de Ciudad Jardín. | // RFEBM

27-27 en el marcador y menos de un minuto de juego por delante. Tiempo suficiente para que la central guardesa Estela Doiro marque el gol que vale el triunfo y el título de la Supercopa para el Rincón Fertilidad Málaga a cosa del Bera Bera (28-27). Segundo título en poco más de dos meses, ya que las malagueñas venían de ganar en septiembre la Copa de la Reina en Alhaurín de la Torre ante el Elche (20-24), donde, precisamente la guardesa había sido elegida MVP de la final.

Dos títulos que cimentan la nueva etapa de Doiro en Málaga, donde cumple ya su segunda temporada. “Dos títulos en dos meses y la verdad es que no puedo pedir más. Estoy feliz”, proclama la jugadora gallega. “Sinceramente no pensaba que fuera a ser así de esta manera. Sí que es verdad que cuando me vine el Málaga me había mostrado un proyecto ambicioso, con ganas de conseguir títulos a corto plazo, de querer crecer, pero tampoco sabía que iba a ser así. De todos modos, estoy muy contenta, este año se ha confeccionado una plantilla que puede aspirar a todo, por lo menos en la liga aspirar a estar en los puestos de arriba y la verdad es que estoy muy contenta de estar aquí en Málaga este año, con esta plantilla, con estas compañeras y aprendiendo cada día”, indica.

Un título que, además, demuestra que la apuesta del Málaga está más consolidado. “Decían también que en el club que querían tener más gente nacional y de la base, además también de jugadoras contrastadas y al final todo lo que planearon a comienzo de temporada está saliendo bien. La gente joven está aportando un montón, la gente que se ha fichado este año, también y dan un plus al equipo, al proyecto, y eso se está reflejando. Al final no solo es tener nombre, sino que hay mucho trabajo detrás, muchos entrenamientos, se está trabajando mucho y muy bien y estos resultados yo creo que son un poco fruto de todo este trabajo”.

En cuanto a su rol en el equipo, Doiro se muestra cómoda y totalmente integrada. “Estoy muy bien, muy a gusto, muy cómoda y con mucha confianza por parte del entrenador y del resto de la plantilla. ES una gozada poder jugar con compañeras de tantísima calidad”, indica. “El bloque en general está funcionando muy bien y yo soy una pieza más de este bloque y estoy muy contenta y con mucha confianza”.

Dejar su club de toda la vida no fue fácil, pero ahora está convencida de que no se equivocó al apostar por su mudanza a Málaga. “Cuando se das un cambio en tu vida nunca sabes si va a ser acertado o no, pero al final, salga mejor o peor, tiene que servir como aprendizaje o como crecimiento personal, porque no solo de las cosas buenas se aprende, también de los errores se puede aprender algo. Afortunadamente el cambio me ha venido bien y estoy muy feliz y muy contenta, la verdad y la adaptación ha sido muy fácil porque tanto el cuerpo técnico como la directiva, presidenta y demás, me han facilitado mucho las cosas y estoy un poquito como en casa”, dice la guardesa, que no oculta que a veces es inevitable sentir “la morriña de tu tierra”. Para Doiro, ha sido una decisión que “te hace también ver todo de otra manera y crecer también a nivel personal”.

Los dos títulos cosechados hasta ahora ponen el foco de atención en el Rincón Fertilidad como uno de los equipos llamados a luchar por la liga en esta campaña tan atípica. “Creo que ya en la Copa de la Reina demostramos que podíamos ser un equipo fuerte esta temporada. Al final hay que ser honestos y reconocer que la plantilla que se ha confeccionado es una plantilla para aspirar a luchar por títulos y a estar en los puestos de arriba”. En este sentido, reconoce que “si no se dan los resultados sería un poco fracaso, entre comillas, porque se ha hecho un equipo muy fuerte para estar ahí arriba”.

La temporada no está resultando fácil a causa del coronavirus. “Es una temporada atípica en cuanto a los cuidados que tienes que tener; los pabellones, en los que a veces puede haber público y a veces no, dependiendo de la situación de cada comunidad; en la que hay estar pendientes de si hay positivos, lo que hace que haya partidos que se tienen que aplazar. No sabemos, al igual que está pasando en la sociedad en general, qué va a pasar mañana, si vamos a volver a estar confinados, si habrá más restricciones... Lo que tenemos es que vivir el día a día y cuidarnos lo máximo posible, con las mayores precauciones. Nosotras estamos como una pequeña burbuja y mi vida es ir al pabellón, entrenar, volver a casa, estudiar y poco más”, relata. Doiro confiesa que “hubo momentos en los que pensábamos que no se iba a arrancar porque las circunstancias no eran favorables, sobre todo en un deporte de contacto como el nuestro, y si queremos que esto siga tenemos que ser cuidadosas y responsables”.

Y mientras siga adelante, ella continuará luchando en su equipo y por seguir contando en los planes de la selección. “Es gratificante. Las jugadoras aspiramos a estar ahí y entrar en una lista es el reconocimiento al trabajo diario en tu club. Yo estoy muy feliz de que me tengan en cuenta y si tiene que venir algo más, genial, pero es decisión del seleccionador. Yo igualmente estaré agradecida y contenta porque me tengan en cuenta”.

Compartir el artículo

stats