14 de septiembre de 2019
14.09.2019
La red municipal acusa la sequía

Lalín inicia restricciones de agua en la traída ante el riesgo de quedarse sin abastecimiento

Espina & Delfín alterna las captaciones de Botos y Catasós para suministrar al casco y al rural - Souto solicita a los vecinos que hagan un uso moderado - El Concello ya ha reducido el consumo en el regadío y las limpiezas

14.09.2019 | 02:23
Souto y Fornos (en el centro) acompañados por técnicos municipales. // Bernabé/Javier Lalín

El concejal de Medio Ambiente, Avelino Souto, acompañado del representante de la empresa encargada de la gestión del suministro municipal Espina & Delfín, Celestino Fornos, además de técnicos del concello, informaron de la situación alarmante del abastecimiento de agua por la que pasa el ayuntamiento debido a la falta de precipitaciones. La situación no es tan complicada como en el mes de agosto de hace dos años, pero es necesario que se tomen medidas, ya que el agua es un bien que se acaba y la climatología no está ayudando al caudal de los ríos.

La empresa que se encarga del agua municipal informó al concello que en las zonas de captación municipal, con el trabajo de las bombas que suben el agua al depósito, el río deja de mantener su caudal ecológico, quedando seco. Debido a este problema es necesario parar el bombeo por momentos e ir alternando las dos captaciones con las que cuenta el municipio, en Catasós y Botos. El concejal lalinense señala que están haciendo un análisis para buscar soluciones para los próximos años referentes al bombeo ya que en estos ríos está siendo insuficiente, pero por el momento ya empezaron con las restricciones municipales. "Para este año nos toca trabajar con ello, por lo que anunciamos que hay que hacer restricciones ya que el agua es un recurso valioso, pero escaso, por lo que tenemos que protegerlo entre todos", explica. Ante el riesgo de quedar sin agua, el concello de forma inminente tomó medidas necesarias de ahorro del agua municipal, evitando el riego de las zonas verdes y jardines públicos y la limpieza de las calles. Además, estaba previsto una limpieza de las calles con motivo de las fiestas, que aún no saben si podrán llevar a cabo, todo está en el aire, pendiente de las precipitaciones que haya en estos días.

Desde el concello piden a los residentes del casco urbano y del rural que forman parte del suministro municipal que hagan un uso moderado del agua. La situación es alarmante, por lo que cualquier gesto básico, como lavar el coche solo cuando sea necesario, poner la lavadora y el lavavajillas cuando tengan la carga completa o alternar el regadía, son pasos que ayudan para que no se exceda en el consumo del agua, además de que ya se deberían tener en cuenta durante todo el año y hacer un consumo responsable. El concejal de Medio Ambiente recuerda que "el agua es un bien imprescindible y cada gota es necesaria. Ante el riesgo pido conciencia y que colaboremos en la medida de lo posible".

Celestino Fornos, uno de los responsables de Espina & Delfín informa que la situación no es tan alarmante como en el mes de agosto de hace dos años, pero que si la climatología continúa igual, el río no recuperará su caudal. Aclara que en 2017, el caudal estaba un metro por debajo de la presa, por lo que para llegar a la altura necesaria para el bombeo tenían que pasar dos días. Actualmente no pasa lo mismo porque están alternando, pero prefieren prevenir a llegar a una situación más complicada. Por lo que advierte que es necesario hacer un uso responsable, sin malgastar el agua, tomando medidas básicas, pero que pueden ayudar a reducir el consumo.

Las captaciones que actualmente están fallando son las dos que están en el río Asneiro, situadas en Catasós y Botos. El responsable de la empresa encargada de los suministros municipales informa que el agua no rebasa casi la presa, entonces cuando hacen los trabajos de bombo aún queda menos. De momento, están alternando las dos presas, pero si no hay un control se puede empeorar la situación y que suceda lo mismo que hace dos años. El consumo diario de todos los usuarios, que abarca tanto la zona urbana como rural, es de unos 4.000 metros cúbicos. Además, resalta que cuando se hacen este tipo de restricciones puede bajar a unos 3.800 metros cúbicos.

Desde el concello, además de las restricciones están barajando varias posibilidades, porque es un problema que no es de ahora. "Queremos que haya una solución para futuros años, porque vemos que no solo pasa este ejercicio, pero aún no sabemos que va a pasar", afirma Souto. Por el momento no tienen fecha fijada para finalizar con las restricciones, todo está en el aire a expensas de la lluvia. "Todo irá en función de si llueve o no, porque de ello dependerá que suba el caudal de los ríos y que se pueda abastecer al municipio sin problema".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas


GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia