03 de noviembre de 2013
03.11.2013
O SALNÉS

La imprenta de los Paratcha

La empresa se iniciaba en Vilagarcía alrededor de 1860, a manos de Ventura Domingo Paratcha, al que seguiría José Ramón Paratcha

03.11.2013 | 02:51
Imagen de una antigua imprenta.

Decir imprenta es decir cultura, en el más alto significado de la palabra, y desde su invención por Johannes Gutenberg en 1449 (año en que se editó "El Misal de Constanza"), ha sido la máxima expresión de la libertad y la opresión; de la educación y los intentos de que la misma sea exclusiva de los poderosos, la ciencia y la negación de la misma; la libertad de pensamiento religioso y el poder inquisitorial. Todo ha cabido en la imprenta, hasta que la llegada de los modernos medios de Internet le ha restado poder en el conocimiento local y concreto.

La imprenta en Vilagarcía se inició alrededor de 1860 por Ventura Domingo Paratcha, al que seguiría José Ramón Paratcha que conoció el esplendor de los medios de comunicación que tanto caracterizaron a Vilagarcía en los finales del siglo XIX y principios del XX.

Como atestiguan muchos títulos, José Ramón Paratcha no solamente imprimía periódicos en su imprenta sino que también dirigió muchos de ellos, demostrando que era un "trabajador infatigable que no se dejaba influir por los fracasos, y de ahí su enorme capacidad para recuperarse de la pérdida de un periódico, ya que rápidamente ideaba la edición de otra publicación".

Entre los muchos periódicos que se editaron en la imprenta de José Ramón Paratcha hay que destacar "El Comercio", que lo dirigió el mismo Paratcha, entre cuyos objetivos tenía "el ser cauce de los problemas comerciales de Villagarcía y servir de propaganda a la vez". Nacido en el año 1881 es la pura expresión del dinamismo comercial de la villa que poco a poco lo convertiría en el centro económico de la comarca.

Continuación del anterior fue "El Eco Comercial", que surge en el año 1886, también dirigido por Paratcha, que anunciaba en su primera página que los "puntos de suscripción" estaban ubicados en "Villagarcía, administración y redacción del periódico: COMERCIO DEL SEÑOR GOMEZ PARATCHA, donde se evacuarán todos los asuntos referentes a esta publicación. Fuera, casa de los señores corresponsales. Se publica una vez a la semana. PROPIETARIO: D. José R. Paratcha".

Pocos números han quedado de este periódico. En el correspondiente al día 29 de junio de 1895 comenta que el día 25 habían dado comienzo los exámenes para la aprobación del curso 1894 a 1895 "en el Colegio San Agustín de esta villa, ante la comisión nombrada por la dirección del Instituto de Pontevedra y compuesta de los tribunales: Para las asignaturas de letras, Sr. D. Emilio Alvarez Giménez, D. José María Berasategui y D. Antonio Loimil. Para las asignaturas de ciencias: Sr. D. Evaristo Velo, D. Ernesto Caballero y D. Antonio Crespi".

Citaba a continuación una serie de alumnos que habían aprobado dicho examen, hallándose entre ellos el que luego sería notable médico y alcalde, Laureano Gómez Paratcha que llegó a ser ministro de Industria en la Segunda República.

En el año 1897 aparece "El Heraldo de Villagarcía", el cual no señalaba la imprenta donde se editaba, pero dado que su propietario y director, Hermenegildo Carrete, era yerno de José Ramón Paratcha, parece sensato pensar que se editaba en dicha imprenta. Tenía la peculiaridad de tratarse de una publicación netamente carlista y por lo tanto defensor a ultranza de los valores tradicionalistas, que tanto supo aprovecha Valle-Inclán para escribir algunas de sus obras más importantes.

Cuando otro periódico de Vilagarcia, "El Villagarciano", anuncia su próxima aparición dice del mismo que "trae el justísimo propósito de apoyar y defender cuanto contribuya al progreso del pueblo. Le deseamos buen éxito, muchas suscripciones y muy larga vida".

También el periódico "La Verdad" sale en su primer intento en 1897 en la imprenta de Paratcha, como un "semanario independiente, defensor de los intereses carrileños".

Tras dejar de publicarse por problemas económicos, surgirá de nuevo el 20 de marzo del año siguiente, encontrándonos en uno de sus números el presagio de la futura unión de Carril a Vilagarcía: "Hace mucho tiempo que venimos patentando la desastrosa administración a que se halla sujeto el pueblo de Carril; hace mucho tiempo que de igual modo hemos manifestado la impericia de nuestras autoridades locales para el desempeño fiel del cargo que se les ha conferido, sin que a pesar de todo lo expuesto encontraran eco de nuestros justos clamores, nuestras legales reclamaciones y nuestras peticiones profundas. La decadencia del pueblo de Carril, lo que afecta a los intereses, es demasiado visible y de continuar en el abandono en que se halla, su fin no lejano será horroroso", fin que a principios del siglo siguiente se haría realidad con su unión a Vilagarcía.

Prueba de la importancia y fama de la imprenta Paratcha es que además de los periódicos de Vilagarcía, editaba también otros que se publicaban en Pontevedra capital. Tal es el caso del semanario "La Tranca" que aparece en octubre de 1886 y que haciendo honor a su nombre tenía una sección llamada "Trancazos," en la que se satirizaba la vida municipal de la capital.

La otra publicación capitalina que se editaba en la imprenta de Paratcha era la titulada "¡Beso a Vd. La mano!", con el curioso subtítulo de "Periódico de ambos mundos, muy serio aunque parezca broma".

Tuvo una vida breve ya que apareció el 4 de noviembre de 1886 y desapareció el 23 de diciembre de dicho año. También tenía a gala autodenominarse un "periódico farsante universal". Su director era Ramiro Vieira, que según el historiador del periodismo, López Otero, "fue un parto de la juventud imberbe, quincenal, todo poesía romántica; sueltos alusivos a muchachas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores