BLACK FRIDAY 50% Dto + 1mes Gratis Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo emisario submarino ya cruza la ría

Augas de Galicia comienza a instalar la tubería bajo el agua tras el montaje en tierra de sus piezas

Las tuberías, ya montadas, se acumulan en el muelle de A Canteira para su instalación bajo el mar. Rafa Vázquez

Una larga “serpiente” de anillos de hormigón y tuberías, que mete su “cabeza” en el agua. Es lo que se puede ver desde hace unos días en el muelle de A Canteira, en Combarro (Poio), donde Augas de Galicia ha comenzado ya a instalar bajo la ría la segunda fase del emisario submarino que canalizará las aguas procedentes de la mejorada depuradora de Praceres.

Con un presupuesto total de doce millones de euros, se trata de instalar una segunda canalización conectada a esa planta, de modo que sirva para los vertidos urbanos, mientras que el emisario primitivo se destinará solo a aguas industriales. Tras varias semanas de trabajos previos de preparación de la zona y montaje de las piezas en tierra, la canalización ya “surca” la ría, tareas en las que colaboran remolcadores de la empresa Amare Marín.

Las previsiones de la Xunta es que estos trabajos estén listos a finales de año, aunque siempre se puntualiza que “todo depende de las mareas”.

Este emisario submarino se ejecutó en una primera fase desde Praceres, con una tuneladora especialmente diseñada para ese fin en Alemania, pero ahora se monta e instala desde Combarro con la tubería posada sobre el fondo. Los trabajos generaron en su día notable controversia en Poio por la ocupación de parte de la explanada de aparcamiento en pleno verano, y sin otras opciones próximas.

Según los últimos informes de la Xunta, el grado de ejecución actual supera el 70% por lo que se prevé finalizar antes de 2023. Augas de Galicia destaca que “se trata de una obra singular, por su complejidad técnica y por el compromiso con el sector de desarrollar los trabajos sin afectar a la producción marisquera”. Se recuerda que ya está completado el tramo en túnel del emisario, con una longitud final de 690 metros, gracias a la tuneladora procedente de Alemania y al empleo de la tecnología “direct pipe”, de perforación dirigida, que se desarrolló de manera pionera en España.

El resto del tramo, hasta superar los tres kilómetros, se instala desde Combarro, y discurre posado sobre el fondo de la ría, hasta conectar con el tramo en túnel. Este emisario completa los trabajos ejecutados durante meses en la propia depuradora de Praceres, donde se emplearon 16 millones de euros en mejorar sus sistemas de tratamiento, a la espera de una futura ampliación hacia los terrenos de Ence.

La fase de pruebas de un año en esta mejorada planta finalizaron este mismo verano con unos “rendimientos importantes”, según la Xunta, que destaca que “se ha eliminado el 90% de los contaminantes. También cumplimos parámetros medioambientales en la eliminación de nutrientes: nitrógeno y fósforo”.

La actuación acometida supuso la remodelación del tratamiento secundario para garantizar la correcta depuración de un caudal de 900 litros por segundo de agua. También se amplió la línea de lodos para tener en cuenta las nuevas aportaciones y se realizaron acciones previas que permitieron mantener activa la depuradora durante las obras. Tras ejecutarse las actuaciones se inició la fase de pruebas en julio de 2021 con un plazo de 12 meses. Durante ese año se realizó un estricto seguimiento de los parámetros de agua depurada.

Compartir el artículo

stats