Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Destinar médicos internos y cubrir en octubre algunas vacantes, plan del Sergas para Atención Primaria

Solo un MIR opta por esta especialidad en Pontevedra | Los municipios del área echan en falta medidas “de más calado”

Usuarios del centro de salud de A Parda. Rafa Vázquez

“Salimos igual o más preocupados de cómo entramos”. Así resumía ayer la concejala pontevedresa Anabel Gulías el resultado de la reunión que varios municipios del área sanitaria mantuvieron con el conselleiro de Sanidade y el nuevo gerente de este distrito, José Flores, para analizar la situación de la Atención Primaria en un territorio en el que todos coinciden en calificar de “crítica”, de ahí la “revolución” decretada en su cúpula directiva.

En la reunión estuvieron presentes representantes de los concellos de Pontevedra, Marín, Vilaboa, Barro, Campo Lameiro, Poio, Cerdedo-Cotobade, Ponte Caldelas y Soutomaior, que dependen del punto de atención continuada (PAC) de A Parda, uno de los centros que padece colapsos constantes por la falta de médicos. Comesaña y Flores explicaron que entre las medidas que están en marcha figuran utilizar médicos internos residentes de cuarto año para reforzar los PAC, aunque nunca solos, sino que habrá siempre un médico tutor o colaborador docente. Esta opción se maneja de forma inmediata.

No obstante, un único MIR, de los once formados al respecto, ha optado por la especialidad de Atención Primaria, lo que deja un escaso margen de maniobra. Por ello, los municipios consultados ponen en duda la eficacia de esta medida. “El PAC de AParda solo tiene un médico y no es suficiente para atender a tan amplio volumen de población”, dijo ayer Gulías, que subraya que “no es un problema de las últimas semanas, sino que se arrastra desde hace años”, por lo que critica la “falta de previsión de Sergas” y califica la opción de los MIR como un “parche”.

Vacantes

La otra propuesta de Sanidade pasa por convocar el porcentaje disponible de vacantes, un 5% del total, para realizar en concurso de méritos y ofrecer las plazas en propiedad, pero esta opción no fructificaría antes de octubre, con el verano ya superado “por lo que no hay soluciones de gran calado para una época en la que ya se sabía de antemano que aumenta la población, hay olas de calor, el personal tiene vacaciones y sigue presente el COVID”, lamenta la concejala. Además, “no se tiene en cuenta que en los próximos años se jubilarán más de 1.400 profesionales sanitarios en Galicia, por lo que en poco tiempo la situación se agravará”.

A su juicio, el mero cambio del gerente anterior, José Ramón Gómez, por José Flores “no supone una solución, pero sí deja patente que el propio Sergas es consciente de que en el área sanitaria de Pontevedra y Salnés hay un problema muy grave que no se ha sabido gestionar”. En la reunión del pasado jueves se pusieron sobre la mesa las últimas instrucciones en materia de personal sanitaria en Pontevedra, que “ejemplifican” esa “deficiente gestión”, como la posibilidad de trasladar médicos de un PAC a otro en función de las necesidades, la suspensión de vacaciones o establecer la incorporación al servicio de delegados sindicales o directivos del área.

La mitad de hospitalizados con COVID que hace quince días

La incidencia del COVID en el área sanitaria mantiene desde hace días su tendencia a la baja, tanto en casos activos como en hospitalizados. El último balance del Sergas detalla que hay 342 enfermos oficiales y 44 ingresados, dos de ellos en la UCI de Montecelo. Es la mitad que hace quince días. El 22 de julio se contabilizaban 759 casos activos y 94 hospitalizados, seis de ellos críticos.

Por el momento, el Sergas no ha notificado ningún fallecimiento en lo que va de agosto, después de las treinta víctimas mortales de julio, lo que supone que de momento son 102 los muertos este año.

En las últimas 24 horas se registraron 22 nuevos contagios y solo dos altas, por lo que el número de casos activos presenta un aumento puntual de veinte nuevos enfermos, pero hay tres ingresados menos.

Compartir el artículo

stats