Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello recurre la "aberración" de los túneles bajo la vía del tren de Placeres

El tren pasa ante la iglesia de Placeres. GUSTAVO SANTOS

El Concello de Pontevedra ha presentado alegaciones al expediente de expropiación forzosa iniciado por Adif en la zona de Os Praceres, relacionado con la supresión de los pasos a nivel en el trazado del tren del puerto mediante dos túneles.

El concelleiro de la parroquia de Lourizán, Alberto Oubiña, informó este jueves de que las alegaciones preparadas por los servicios técnicos municipales revelan los numerosos problemas que la obra planteada generaría en torno a la movilidad peatonal, pero también a los núcleos afectados, que "quedarían aislados" por una barrera que cerraría por completo la vía. El plan es, para el gobierno local de Pontevedra “una auténtica aberración, una animalada, un disparate, que solo se le puede ocurrir a alguien que hizo el proyecto desde Madrid; y si pisó el territorio, lo hizo con muy mala baba”, dice Oubiña. “Si la obra actual ya es mala, la propuesta que traen es muchísimo peor”, añade el concejal.

El informe municipal indica que con la obra propuesta quedaría bloqueado por completo el acceso a personas con movilidad reducida a través de la Rúa da Praia. Apunta otros defectos, como los bombeos para evacuar las aguas inferiores, “que no queda claro quién va a asumirlos”, al margen de las consecuencias sociales para la parroquia, con la eliminación de campo de las fiestas, áreas de juegos infantiles, pistas multijuegos, acceso a la iglesia y al Parque da Dignidade.

Adif tramita en estos momentos un expediente de expropiación forzosa de una docena de parcelas del entorno, para hacer el soterramiento del paso de vehículos y de personas mediante dos túneles. El primero de ellos, más próximo a Pontevedra, sería lindero con la vivienda número 26 de esta plaza, dando acceso a la zona de la iglesia. Un segundo acceso se haría a través de la Rúa da Praia, más cercana al puerto, que obliga a desplazar la rotonda de Avelino Montero y que da acceso a la playa de A Posta y al colegio Sagrado Corazón.

Cada uno de los pasos soterrados tendría una única acera y en el más próximo a Pontevedra añade unas escaleras. “Para consumar la división de la parroquia la vía del tren quedaría totalmente cerrada, impidiendo el cruce de personas y la visibilidad entre ambos lados de la vía, partiendo y dividiendo en dos definitivamente la parroquia”, explica Oubiña. La obra propuesta impide además al Concello realizar el Parque da Dignidade, ya que lo deja sin accesos. Esta división anula además un área de juegos y también una zona deportiva. “Crea una barrera física y psicológica”, afirma el edil.

El Concello entiende que la obra planteada por Adif supone “un problema serio de seguridad” y que se perjudica más a la parroquia que con el proyecto ya anulado de la vía del tren.

“Una vez más se está machacando a Lourizán contra el criterio del Concello de Pontevedra, porque todos nuestros informes van encaminados a que la obra no se realice; es un nuevo ataque a la parroquia de Lourizán”, dice Alberto Oubiña.

El Concello de Pontevedra demanda, como ya se aprobó en un pleno municipal, “que se modifique el actual trazado y se lleve fuera. Que se quite del centro de la plaza de la iglesia”.

Compartir el artículo

stats