Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sexta ola del COVID ahoga a las urgencias no hospitalarias, con esperas de hasta 5 horas

El área sanitaria tiene 1.144 casos activos de coronavirus, de los cuales 348 son en la ciudad de Pontevedra

Exterior del PAC de A Parda de Pontevedra, ayer por la tarde. // RAFA VÁZQUEZ

La sexta ola del COVID está pasando una seria factura a los puntos de atención continuada (PAC) del área sanitaria, desbordados por las urgencias en los últimos días, especialmente los del puente de la Constitución.

Son 1.144 los casos activos diagnosticados, pero preocupa que haya muchos más sin detectar y, de hecho, hay numerosos problemas respiratorios propios de la estación que llegan a estas urgencias no hospitalarias, lo que implica la realización de test de antígenos para descartar el virus. Si se suman otras patologías, las cifras terminan por ahogar al personal médico y de enfermería y las horas de espera, desesperando a los usuarios. Es el día a día de los PAC.

El pasado domingo el de A Parda, el que mayor volumen de población atiende en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, registró 207 asistencias, tanto presenciales como telefónicas y en domicilio. Por si fuera poco, tenía que haber tres médicos y solo hubo dos.

José Pardavila, uno de los facultativos que tuvo turno ese día, explica que en total se atendió a 207 personas, de las cuales 13 fueron en domicilios, lo que implicó que uno de los médicos se ausentase durante alrededor de cuatro o cinco horas en otros concellos del área sanitaria, entre ellos Ponte Caldelas o Soutomaior.

“Tendríamos que haber estado dos médicos y un tercero en las horas de mayor afluencia, que son desde las diez de la mañana a las diez de la noche, pero solo estuvimos dos todo el tiempo, por lo que cuando uno tuvo que salir a domicilio, en el PAC quedó el otro médico solo”, se lamenta.

Como es lógico, esto tiene sus efectos en la calidad asistencial. “Nosotros estamos frustrados y agotados y los pacientes tienen por delante cada vez que vienen una larga espera, de una media de cuatro o cinco horas, y con alrededor de 40 o 50 personas aguardando a la vez, algunos dentro y otros fuera a la lluvia, claro”, resume Pardavila.

Este ritmo así lo aguantas tres semanas, porque más tiempo acabas mal de salud mental o dejando el trabajo

José Pardavila - Médico en el PAC de A Parda

decoration

Los casos que atendieron en el PAC de A Parda fueron desde infartos a traumatismo hasta problemas respiratorio que requirieron de los correspondientes test.

“Nos sentimos cubrehoras y no nos dan los días de descanso que pedimos. Este ritmo así lo aguantas tres semanas, porque más tiempo acabas mal de salud mental o dejando el trabajo”, afirma el médico, expresando el sentir general de todos sus compañeros de los nueve PAC del área sanitaria.

Y es que el de a Parda no es la excepción. Tal y como informan desde otros puntos de atención continuada, el ritmo estos días ha sido frenético.

En el de Marín, por ejemplo, el lunes festivo atendieron a 104 pacientes, 102 en el PAC y dos salidas. Solo había un médico de los dos que correspondería.

Lo mismo en el de Caldas, donde un solo facultativo asistió a 50 usuarios de mañana y otros 25 de tarde, con una salida con traslado al Hospital Montecelo, lo que implicó que el punto se quedase sin médico durante una hora.

Por su parte, en el de Bueu, donde siempre hay un solo médico, hubo 54 atenciones entre enfermería y medicina. También un traslado.

Grave falta de médicos

El principal problema de las urgencias extrahospitalarias es la falta de médicos. De hecho, en las últimas semanas los profesionales de los PAC del área sanitaria protagonizaron varias protestas ante el Hospital Provincial de Pontevedra reclamando más facultativos y unas condiciones laborales que permitan la calidad asistencial adecuada a los pacientes.

Sin embargo, tal y como confirman los trabajadores “nos han dado calendarios inasumibles en las que casi todos los trabajos son a fin de semana”.

“Es muy duro ver como delegada sindical que los trabajadores nos hacen llegar sus quejas y nosotros las pasamos al equipo de gerencia para intentar solventarlas. Y pasan los meses y siempre son las mismas quejas y vemos que este equipo directivo es incapaz de solventar un problema que es de recursos humanos. Escuchamos una y otra vez que es la falta de médicos la que lleva a esto. Son incapaces de encontrar una solución y están logrando el más difícil todavía: quemar a su personal y que muchos de ellos se estén planteando irse a sus casas o a otras áreas”, informa María Almón, enfermera en el PAC de Caldas y delegada sindical de Prosagap, que considera roto el diálogo y urge al cambio de dirección en el área.

Segunda en peor evolución

Estas contingencias son todavía más preocupantes desde el momento en el que el área sanitaria se encuentra en plena subida de la sexta ola de la pandemia del COVID.

Los 1.144 casos activos actuales se deben a numerosos brotes en diferentes puntos, especialmente en los municipios de Pontevedra y Marín.

Solo en un día se registraron 129 casos más.

En la capital son 348 los positivos, mientras que en la villa marinense hay 141. En Poio son 50 y en Sanxenxo, 24.

De este modo, el área de Pontevedra y O Salnés ya es la segunda de Galicia en la que el aumento es mayor, después de la de Vigo.

Además, hay 39 hospitalizados, 36 en planta y tres en la UCI.

Ampliado el cribado del Provincial al 8 de enero tras detectarse 30 positivos al día

Seis de cada cien personas de las que han acudido estos días al cribado general de población con PCR en el exterior del Hospital Provincial resultaron positivas en COVID. Así lo aseguran fuentes del área sanitaria, que indican que la media diaria de usuarios asistentes fue de entre 450 y 500 personas. “Dichas PCR ya detectaron una media diaria de 30 positivos”, aseguran y explican que también hay numerosos contactos de positivos. La campaña de detección precoz del virus se activó con motivo de los puentes de la Constitución y la Inmaculada y ante la previsión de que la población en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés se incrementase tanto con el regreso de vecinos que trabajan fuera como de turistas. A la vista de los resultados, la gerencia del área ha decidido ampliar hasta el 8 de enero la campaña, que continuará en el horario de estos días previos: de 15.30 a 18 horas y de 18.30 a 20.30 horas, sin necesidad de cita previa. Para intentar evitar, en la medida de lo posible, las largas colas que se produjeron en jornadas anteriores, se habilitarán dos puntos de extracción, hasta ahora solo había uno, así como dos administrativos. Complementariamente, también se reforzó el servicio de Microbiología del Complexo Hospitalario para poder asumir y gestionar más pruebas. Desde el CHOP recuerdan que se puede acercar a este punto de pruebas PCR cualquier persona, incluso aunque no sean del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, así como de otras provincias, “pudiendo estar de visita en la comarca”. La idea es cribar a la mayor población posible con motivo de las fiestas navideñas. La excepción para acudir sin cita previa son las personas que presenten síntomas o que tengan un resultado positivo previo en un test de antígenos. Asimismo, se reitera la relevancia del mantenimiento personal de las medidas de prevención básicas del coronavirus: uso de mascarilla, higiene de manos y distancia de seguridad. Mientras tanto, prosigue la campaña de vacunación de refuerzo COVID, que hoy citará en el “vacunódromo” del edificio de la Xunta en Campolongo en Pontevedra a 3.200 personas de 60 a 69 años en horario de mañana y tarde, que recibirán la tercera dosis.

Compartir el artículo

stats