Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Clara, un revulsivo para el barrio

Claustro interior del convento de Santa Clara de Pontevedra. // G. SANTOS

Un espacio cultural, turístico o de ocio, que el convento se conserve como está siendo visitable, que su finca se abra a la ciudadanía como parque público, o incluso la creación de una residencia de personas mayores, son algunas de las propuestas que lanzan los comerciantes y hosteleros del ámbito de Santa Clara sobre los futuros usos del edificio que está a punto de adquirir el Concello. Todos ellos coinciden en señalar que esta calle y sus aledaños están “abandonados” por el ayuntamiento y que este barrio está “olvidado” para la agenda cultural y festiva del Concello de Pontevedra. José, responsable de uno de los restaurantes de la calle Santa Clara, apunta que incluso un vecino se encarga de cuidar los escasos espacios ajardinados de la zona, de forma desinteresada, ya que de otra forma estarían llenos de maleza y basura.

Los establecimientos comerciales de la calle valoran, en todo caso, la oportunidad que supone que este edificio y su finca pasen a titularidad municipal, como una oportunidad de contar con un polo de atracción de público al barrio. Entienden que hasta ahora el Concello no ha hecho mucho por dinamizar el barrio.

“Antes de dejar que se caiga, cualquier cosa que vayan a hacer ahí es positiva”, apunta Rosa, al frente de un local de hostelería de la zona, que recuerda que el convento de Santa Clara estaba a punto de sucumbir a la ruina cuando el gobierno local se decidió a incorporarlo al patrimonio municipal.

En todo caso los comerciantes y hosteleros de Santa Clara piden que el recinto no se convierta en uno de esos inmuebles municipales que no se pueden visitar o que tienen muy limitado el acceso a la ciudadanía. Piden que sea todo lo contrario: un espacio abierto y con actividad, que suponga un reclamo para visitantes tanto del propio municipio como de foráneos. “Que sea un lugar de concurrencia de gente”, pide José.

El Museo Provincial ha propuesto depositar en este recinto alguno de sus fondos, incluso construyendo una galería soterrada en la finca. En caso de que esta propuesta fuese adelante, los negocios de la zona piden que el jardín y los claustros del convento sean visitables, dado que son los principales atractivos del recinto, además de la propia iglesia.

La adquisición del convento por parte del Concello de Pontevedra es inminente. Una de las últimas xuntas de goberno local liberó los 3,2 millones de euros en los que se valoró la compra. Una vez tramitados y comprobados todos los documentos requeridos por el gobierno local, solo restaría la firma ante notario para formalizar y cerrar la adquisición. El concejal de Patrimonio Histórico, Xaquín Moreda, indicó que este último paso puede darse antes de que finalice el mes.

Así, avanzado el proceso de compra formal del recinto, Santa Clara, un monumento de finales del siglo XIV, está más cerca de ser una propiedad municipal. Se encuentra a solo a un par de firmas de pasar a formar parte del equipamiento del Concello. En los próximos días se llevará la documentación al notario y este deberá redactar los documentos pertinentes, como explicó el edil. “Ahora mismo ya depende del notario estimar en qué momento el Concello firmará la compra, según el trabajo que comporte la realización de este último paso”, como indicó recientemente Xaquín Moreda.

Critican la falta de agenda municipal en la zona

Vecinos y comerciantes del ámbito de Santa Clara y Cruz Vermella coinciden en criticar la ausencia de programación festiva o cultural en la zona por parte del gobierno de Pontevedra, “que organiza todo en el entorno de la plaza de España o del centro histórico y se olvida de los barrios”, apunta Pablo, un hostelero de esta zona. Los negocios de las calles Cruz Vermella, Santa Clara, Álvaro Cunqueiro, Padre Gaite y aledaños reclaman algún tipo de actividad municipal en este ámbito y recuerdan que la zona cuenta con algunas pequeñas plazas, como la de A Castaña “en la que no han organizado ni un magosto”. Los profesionales también echan en falta planes de dinamización comercial en este barrio, como se ha hecho en otras partes de la ciudad. “Estamos completamente olvidados, desaparecidos para el gobierno de Pontevedra desde que se fue una concejala que vivía en esta calle”, apunta un comerciante.

Compartir el artículo

stats