Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El área de Pontevedra perderá 6.800 vecinos en una década y la edad media subirá a 50 años

La población mayor de 64 años triplicará a la menor de 20 en un plazo de diez años

Población en las calles de Pontevedra. | // RAFA VÁZQUEZ

Dentro de una década, la población mayor de 64 años triplicará a la menor de 20 en Pontevedra. El índice de envejecimiento previsto para 2031 se aproxima al 200%, según las proyecciones de población realizadas por el Instituto Galego de Estatística (IGE) con el horizonte del 2033.

Los datos elaborados con este informe apuntan hacia un constante y progresivo envejecimiento de la población, en Pontevedra como en el resto de Galicia, y con años especialmente difíciles en el saldo vegetativo, que es la diferencia entre el número de nacimientos y defunciones.

Si actualmente Pontevedra puede presumir de ser la ciudad más joven de Galicia, con una media de edad próxima a los 44 años, en solo una década esta media subirá hasta aproximarse a los 50 años.

Y además de envejecer se perderá población. Cuando llegue el año 2032 –siguiendo estas proyecciones de población– la ciudad del Lérez y su área de influencia habrán perdido unos 6.800 habitantes (a un ritmo de entre 650 y 750 vecinos menos cada año), debido a un índice de envejecimiento (relación entre la población mayor de 64 años y la menor de 20 años) del 202,8% al final de este período. A esto se suma una tasa bruta de natalidad (nacimientos por cada mil habitantes) del 5,4% anual, frente a una tasa de mortalidad (defunciones por cada mil habitantes) del 11,2% al final de esta década.

Si serán más las personas de 65 o más años, gracias a la calidad de vida, también serán más los mayores de 84. El índice de sobre envejecimiento (relación entre la población mayor de 84 años y la mayor de 64) alcanza el 18,6 por ciento dentro de una década en Pontevedra. Según estas estimaciones del IGE, si la ciudad del Lérez cuenta ahora con 83.200 habitantes, dentro de una década contará con unos 76.200, si en este período la curva de natalidad y de inmigración no se invierte.

Personas sentadas en un banco público de Pontevedra

Eurostat

Por otra parte, y según el informe Eurostat (la Oficina Estadística de la Unión Europea), el envejecimiento progresivo que afecta a toda Europa se concentrará en el noroeste español durante las próximas décadas, situando a Ourense en el “top ten” de regiones con la edad media más alta, ganando tres años respecto a 2019 y alcanzando los 59,1.

Según esas proyecciones, la edad media europea pasará en 2050 a los 49,1 años, cuatro más que en 2019, y diez por debajo de Ourense, la provincia más envejecida de la comunidad gallega.

Pero el golpe del paso del tiempo será también duro en el resto de territorio gallego, especialmente en Pontevedra, que envejecerá más de una década en su edad media en 2050. Si en 2019, la cifra era de 46,1 años, en tres décadas crecerá a 56,6, según Eurostat. En el caso de A Coruña, pasará de 47,6 a 55,8 años; en Lugo, de 50,9 a 58,9; y en Ourense, de 52 a 59,1.

Galicia

Todo el territorio gallego perderá población en la próxima década. Según el informe Eurostat, Galicia “adelgazará” en casi 440.000 personas, lo que supone un 12,5% menos que los 2.699.085 ciudadanos que vivían en la comunidad el año pasado. En el ejercicio 2050, Eurostat prevé que sean 2.359.287.

Galicia encadena tres décadas con saldo vegetativo negativo

decoration

Aun así, Pontevedra y A Coruña serán las provincias que mejor resistirán, de acuerdo con las proyecciones reveladas por la oficina europea de estadística. La primera pasará de 941.230 habitantes el año pasado a 836.480 en el año 2050 (-11%), mientras que la segunda se dejará 116.112 ciudadanos por el camino, pasando de 1.123.210 a 1.007.098 (-10,3%).

Galicia encadena tres décadas con saldo vegetativo negativo (más muertes que nacimientos) y la pandemia motivó que el año pasado perdiese población tras dos ejercicios de crecimiento gracias a la inmigración.

Sin embargo, Pontevedra es por el momento el ayuntamiento con el índice de envejecimiento más bajo de Galicia, donde la relación es de 103,5, con lo que por cada cien menores de 20 años hay aproximadamente 103 personas de 64 o más años.

Si atendemos al sexo de los habitantes de la ciudad del Lérez, son las mujeres las que suben la media de edad. Alcanzan un promedio de 45,5 años, mientras que los varones se quedan en una media de 41,8 años.

En ambos casos las edades han subido progresivamente en los últimos años. En 2102 la media de edad de los hombres pontevedreses era de 40,1 años, mientras que las mujeres alcanzaban los 43,7.

Las mujeres suben la media de edad, 45,5 años, mientras que los varones se quedan en 41,8 años

decoration

En el lado opuesto de la tabla, los pontevedreses menores de 20 años son también cada vez menos. Suponían en el año 2012 el 19,3% de los pontevedreses, pero ya en 2018 bajaron al 18,9 de la población total.

Poio, con una media de 43 años, es el municipio más joven

Poio cuenta actualmente con la población más joven de la comarca. El Instituto Galego de Estatística (IGE) constata que el municipio tiene la menor edad media del área de influencia de Pontevedra, son 43,69 años de media. Con datos actualizados a principios de año, Poio se sitúa notablemente por debajo de la media de Galicia, fijada en 47,48 años. Además, también baja a las correspondientes a la provincia y la comarca, que ascienden a 45,88 años. Por ayuntamientos, Poio se sitúa por delante de municipios como Pontevedra (44,38), Barro (45,71), Vilaboa (48,94) y Ponte Caldelas (49,54). Más lejos aún quedan las medias correspondientes a A Lama (53,99) o Cerdedo-Cotobade (53,22 años). Otros datos a tener en cuenta son también, por ejemplo, el hecho de que más de la tercera parte de la población censada en Poio son menores de 45 años. En concreto, 5.316 personas se encuentran en el rango de edad que va de los 20 a los 44 años (el 31% del total). También hay que tener en cuenta que, entre los jóvenes, se cuenta con 2.631 niños de 0 a 15 años. Por su parte, el municipio registró a lo largo del primero semestre del año casi 60 altas por nacimientos. De seguir este ritmo, se superaría la cifra alcanzada en 2020 (106). Esta tendencia también ayuda a apuntalar el aumento progresivo de población registrado en el último lustro, que llevó al municipio a consolidarse por encima de los 17.000 habitantes. Durante el primer trimestre de 2021 se alcanzó el techo histórico, rondando los 17.300 habitantes.

Compartir el artículo

stats