Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El área, con más del 65% de vacunados, confía en empezar a doblegar la curva en una semana

Casi 200.000 personas han recibido al menos una dosis de la vacuna, un 73% de la población EEl presidente de la Xunta prevé que la incidencia seguirá al alza hasta principios de agosto

El gerente de La Tagliatella verificando el certificado COVID de unos clientes. | // SANTOS ÁLVAREZ Cristina Prieto

El avance con la vacunación está siendo un factor clave para la contención de la pandemia de COVID en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés, en la que ayer se marcó un nuevo récord de casos activos, con 2.940 positivos, pero este repunte no se está viendo reflejado en la presión hospitalaria, que se mantiene lejos de las cifras que alcanzó en el mes de febrero, cuando se registraron los peores datos hasta la actualidad. Así, la semana empezó con una persona menos ingresada en planta, donde hay 33 pacientes, y las mismas que el domingo en la Unidad de Cuidados Críticos, cuatro; esto supone una cuarta parte de la presión que sufrían los hospitales del área en febrero, cuando había 140 personas ingresadas, 27 de ellas en la UCI.

Esto es gracias a la administración de vacunas. En el área sanitaria hay ya 179.428 personas que cuentan con la pauta completa, un 65,36% de la población, y un total de 199.751 personas que han recibido al menos una dosis, un 72,78% de la población, según los datos facilitados por el Servizo Galego de Saúde.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, prevé que el incremento de la incidencia del COVID en Galicia siga al alza en torno a una semana más y, en la primera de agosto, la Comunidad empezará a doblegar la curva de esta quinta ola. Así lo trasladó durante una comparecencia en Caldas de Reis, en la que se refirió también a la reunión del comité clínico de esta tarde, señalando en este sentido que el equipo de expertos seguirá analizando de forma “rigurosa” los parámetros que marcan el protocolo de actuación sanitaria en Galicia, con el foco en la incidencia a 7 y 14 días y en la presión asistencial, entre otros puntos.

“Si vemos que hay concellos que empeoran, subirán las restricciones, y si hay otros que mejoran, bajarán”, apuntó.

Cancelaciones en la hostelería en el primer fin de semana con PCRs

El balance del sector hostelero de Pontevedra del primer fin de semana en el que se exigía certificado de vacunación o pruebas PCR o de antígenos negativas para consumir en el interior de los locales en los concellos de nivel alto y máximo es bastante negativo. Aunque los empresarios agradecen la comprensión de la mayoría de los clientes, también se tuvieron que enfrentar a situaciones complicadas en algunos casos y también a numerosas cancelaciones de reservas por parte de personas que desconocían la norma.

“Los clientes son responsables y la mayoría fueron comprensivos cuando les pedían los datos en los establecimientos, pero también hubo algunos problemas con quienes no entienden que tienen que presentar o el certificado de vacunación o un test negativo”, explica el presidente de la Asociación de Hosteleros Empresarios de Pontevedra (Hoempo), Daniel Lorenzo. Algunos establecimientos optaron por plantarse y no exigir estas pruebas a sus clientes, principalmente porque no se consideran en condiciones de valorar si los documentos son verídicos. Otro de los motivos es la tardanza en recibir los resultados de las pruebas PCR o de antígenos. “La norma no está funcionando bien. Con esto se fomenta que se hagan reuniones en domicilios, que se ha comprobado que son el principal foco de contagio”, apunta Lorenzo.

Por ahora, al representante de los hosteleros no le consta que se interpusiera ninguna denuncia contra ningún local, aunque sí que la Policía estuvo vigilando que se cumplieran las normas durante todo el fin de semana.

La Policía interpone 19 denuncias en Sanxenxo por botellones y seis por fiestas privadas

La Policía Local de Sanxenxo interpuso el pasado fin de semana un total de 28 denuncias por transitar por la vía pública con personas no convivientes en el tramo horario comprendido entre la 1.00 y las 6.00 horas de la mañana, una limitación que entró en vigor el pasado sábado coincidiendo con el paso de Sanxenxo al nivel máximo de restricciones.

La realización de botellones en distintos puntos del municipio se saldó con un total de 19 denuncias y con posibles sanciones que pueden alcanzar los 1.000 euros. Beber en la calle está doblemente prohibido tanto por la Lei de Saúde Pública aprobada por la Xunta de Galicia, como por ordenanza municipal. Las fiestas privadas en piso originaron seis denuncias. Los comportamientos incívicos también obtuvieron respuesta por parte de la Policía Local, que tramitó tres denuncias por orinar en la vía pública y ocho por desórdenes en la vía pública (gritos en la calle). Las mascarillas supusieron un total de seis denuncias en el balance del fin de semana al no estar garantizada la distancia social en ninguno de los casos.

Cabe destacar el buen comportamiento de los locales hosteleros en cuanto al cierre y desarrollo de su actividad con tan solo una denuncia por ocupación excesiva de la vía pública con la terraza. En estos momentos, el aforo en la hostelería es del 50% en terrazas y el 30% en el interior. El consumo dentro de los locales deberá ir justificado con el certificado de vacunación completado o una prueba negativa de COVID.

Compartir el artículo

stats