Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las comunidades de montes estudian una respuesta conjunta al parque eólico del Castrove

El proyecto de instalar aerogeneradores afecta a los terrenos de Campañó, San Xoán de Poio y Barro

Vista desde los montes de Campañó sobre la ciudad de Pontevedra. |   // G. SANTOS

Vista desde los montes de Campañó sobre la ciudad de Pontevedra. | // G. SANTOS

Comunidades de montes de Pontevedra, Poio y Barro tratarán de consensuar una respuesta al proyecto de parque eólico en el monte Castrove, una vez que el plan se va a someter a estudio de impacto ambiental. La sociedad Parque Eólico Cadaval y Ventoso S.L. tiene en marcha este proyecto para crear un complejo de aerogeneradores en el Castrove, que incidiría en territorios de los municipios de Meis, Pontevedra, Poio y Barro. Tras conocer la noticia, los responsables de las comunidades de montes del entorno han comenzado a ponerse en contacto para convocar una reunión en la que estudiar las posibles respuestas.

Se trata de un plan que, aunque se instale en el Castrove, de algún modo afecta a todos los montes colindantes, por lo que tratarán de llegar a una postura común.

También quieren conocer la respuesta de los concellos afectados por este proyecto industrial, que interfiere en los desarrollos turísticos y ambientales que en algunos de estos montes están desarrollando tanto los ayuntamientos como los comuneros. En el caso de Pontevedra, recientemente se acaba de crear un parque forestal en Campañó, que se vería afectado por la cercanía de la instalación eólica.

El presidente de la Comunidad de Montes de Campañó, José María Domínguez, apunta como “opinión personal” (ya que todavía no se ha reunido el colectivo para valorar la situación), que “la naturaleza debe ser lo primero” en la gestión de los montes. Entiende que este proyecto pone en entredicho la capacidad de atracción turística del entorno, con unos aerogeneradores situado en una zona forestal que se está regenerando y a poca distancia de la costa, con el impacto que esto provoca.

Domínguez estima que se presentarán alegaciones, pero esa decisión la tendrán que tomar las comunidades de montes afectadas. Recuerda, por otra parte, que no es la primera vez que se habla de este proyecto, que anteriormente se vio frustrado por la crisis económica de 2008, pero que ahora adquiere visos de realidad dado que se inicia el estudio de impacto ambiental.

Los directivos de las comunidades de montes de la zona fijarán una reunión para valorar el proyecto y decidir cómo responder.

20.000 nuevos árboles

En Campañó se acaba de crear el parque forestal de A Tomba, con dos miradores panorámicos entre otros servicios turísticos. Se eliminaron especies invasoras como el eucalipto y las acacias, y se plantaron unos 20.000 nuevos ejemplares de especies autóctonas: 9.000 castaños, 5.000 robles y 4.500 olivos, que aún están brotando. Los miradores creados ofrecen vistas sobre la ciudad y el entorno y cuentan con paneles que identifican los principias puntos de interés que se ven desde cada localización. Este parque forestal se realizó gracias a una cesión de la Comunidad de Montes de Campañó de hasta 82 hectáreas de su terreno. Los comuneros entienden que el parque eólico proyectado afectaría al desarrollo ambiental y turístico del entorno.

Compartir el artículo

stats