Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La escalada de positivos en temporada alta hace saltar las alarmas en la hostelería de Sanxenxo

Imagen de la playa de Silgar, ayer, abarrotada de gente.

Imagen de la playa de Silgar, ayer, abarrotada de gente. Rafa Vázquez

Ajenas al anuncio del incremento de positivos por COVID-19 en el municipio y del próximo cambio de restricciones en el mismo, cientos de personas abarrotaban ayer la playa de Silgar hacia mediodía en una jornada marcada por las elevadas temperaturas, una imagen que contrastaba con el sentir de los responsables de los locales de hostelería situados al otro lado del Paseo de Silgar.

Con un total de 121 positivos, 24 más con respecto a la jornada del pasado miércoles, el sector hostelero se encuentra en un “sinvivir” por el miedo, la preocupación e incertidumbre derivada de la elevada incidencia del coronavirus en Sanxenxo, que ya supera los 500 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días.

La escalada de positivos en temporada alta hace saltar las alarmas en la hostelería de Sanxenxo

En la cafetería Silgar, José Cortegoso cuenta que con las nuevas limitaciones que entrarán en vigor a partir de hoy “estamos muy fastidiados, porque si no trabajamos ahora en verano, a ver quién paga los impuestos el resto del año”. El responsable de este establecimiento critica que “nos echan la culpa cuando en realidad nosotros somos los más perjudicados, porque esta incertidumbre es un sinvivir: no podemos contratar personal porque no sabemos si mañana los tendremos que echar, estamos todo el día haciendo número para traer la mercancía justa, etc, y si alguno de nosotros resultamos positivo en COVID-19, nos cierran 15 días, mientras en otros sectores, envían al trabajador a su casa y continúan con su actividad”.

Cerrados por positivos

Unos metros más adelante de la cafetería-heladería que regenta José Cortegoso, se encuentra el Gran Suqui. En su interior, su responsable, Francisco José Cacheda, manifiesta su malestar por el aumento de restricciones en el sector hostelero y defiende que “nosotros solo hacemos cumplir medidas y sin embargo somos los más perjudicados. Se mantienen las distancias, usamos mascarillas y desinfectamos, pero nos imponen más restricciones para dentro de nada cerrarnos, mientras que se consienten botellones y la gente se junta en casas. Es una miseria”.

Cuando se registró el positivo en nuestro local, a mí nadie me indicó qué protocolo seguir

decoration

Ya en el entorno del Náutico, Eva Dorado, de Salgadoiro Gastroteca, hace un parón en su jornada para comentar que “el verano estaba yendo muy bien y lo que les digo a mis empleados es que hay que intentar vender todo lo que podamos, porque no sabemos qué va a pasar mañana. Sinceramente, viendo cómo se está disparando, tenemos miedo. También al cerrar los concellos cercanos, la gente se acaba viniendo toda a Sanxenxo. Entiendo que nos pongan restricciones, pero luego ves la playa de Silgar y es terrible la de gente que hay, o el ocio nocturno, que nosotros cerramos a las 3 de la mañana y al salir nos encontramos a todos los chavales ahí enfrente en la plaza. Tampoco entiendo que hoy el mercadillo estuviera a tope en Portonovo”.

Al cerrar los concellos cercanos, la gente se acaba viniendo toda a Sanxenxo

decoration

Precisamente en Portonovo se encuentra la Taberna Viña Pedreira, que a principios de mes tuvo que permanecer cerrada por un positivo entre la plantilla. Ismael Bouzada cuenta que, ahora mismo, al menos hay una veintena de locales de hostelería cerrados entre Portonovo y Sanxenxo tras haberse detectado algún caso de coronavirus entre los profesionales y considera que “parece que no aprendemos nada de los meses anteriores y son los que gobiernan los que tienen que tomar medidas”.

En este sentido, Bouzada señala que cuando se registró el positivo en su local, “tuve que gastar unos 500 euros en PCR, más otros 200 euros en contratar a una empresa para desinfectar y poder abrir después con toda la seguridad y las medidas, pero a mí nadie me indicó qué protocolo seguir y en la Xunta no había forma de que cogieran el teléfono”.

Bouzada destaca que la hostelería había empezado el verano muy bien, pero se muestra pesimista al ver los brotes que se están registrando y “la mala publicidad que está adquiriendo el concello con tantos casos”, afirma este hostelero.

Por otra parte, cabe destacar que el centro de salud de Baltar acogió en la jornada de ayer un nuevo cribado para detectar nuevos casos y frenar la expansión del virus.

Martín propone que se amplíen a todo el sector las medidas que se exigen en el ocio nocturno

El alcalde de Sanxenxo, Telmo Martín, propuso en la reunión que mantuvo ayer el conselleiro de Sanidade con los regidores de la comarca de O Salnés que se apliquen en los establecimientos de hostelería y restauración las mismas medidas que en el ocio nocturno. En este sentido, ante la preocupación del sector y la elevada incidencia del COVID-19 en el municipio, Martín solicitó a la Xunta de Galicia que se lleven a cabo estos controles, “siempre y cuando garanticen que las personas que acceden a sus locales dispongan de pruebas PCR negativas, test de antígenos o certificados de vacunación”, señaló el alcalde de Sanxenxo.

El objetivo sería que con este sistema de control se pudiera permitir la ampliación de los aforos en el interior de los establecimientos hosteleros y también en las terrazas de los mismos, puesto que en base a las restricciones anunciadas el pasado martes por el Ejecutivo autonómico, con la inclusión de Sanxenxo en el nivel medio, la hostelería pasaría de disponer de un 100% en terrazas y un 50% en el interior, a un 50% y a un 30%, respectivamente.

Compartir el artículo

stats