Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece el exalcalde de Sanxenxo y procurador Miguel Ángel Botana

Hoy será inhumado en el cementerio municipal de la villa | Fue el impulsor de la plaza dedicada al aviador Piñeiro y la escultura de La Madama situada en el frente marítimo

Miguel Ángel Botana en el homenaje que le tributaron en 2013. |   // G. S.

Miguel Ángel Botana en el homenaje que le tributaron en 2013. | // G. S.

El exalcalde de Sanxenxo y procurador Miguel Ángel Botana Castro falleció ayer a los 96 años. Dadas las limitaciones ligadas a la pandemia, sus restos fueron velados en la intimidad familiar, hoy será inhumado en el cementerio municipal de la villa y los funerales han sido aplazados a la espera a una mejora de la situación sanitaria.

Miguel Ángel Botana fue regidor de Sanxenxo entre 1969 y 1973. El gobierno local, encabezado por Telmo Martín, recordaba la contribución del fallecido al desarrollo de la villa, en especial su impulso a la escultura de La Madama de Silgar, la estatua más conocida de la villa, instalada en el frente marítimo. La Corporación ha transmitido sus condolencias a la familia a través de las redes sociales.

Muy querido en Sanxenxo, estuvo siempre vinculado a la villa y también a Cambados, de donde es oriunda su familia, en cuyo partido judicial ejerció laboralmente como procurador. “Era una persona muy cercana, de gran retranca y una ironía fina que todos recordamos”, señala el librero Jaime Corral.

Es uno de los vecinos que recuerda el destacado papel de Miguel Ángel Botana en la polémica construcción de un edificio situado a la entrada de Sanxenxo que bloqueó las vistas al mar. El procurador luchó muy activamente contra esta edificación que se situó en un cañaveral, encima de la playa.

Victoriano Andrés Otero, que durante 54 años fue funcionario del Concello de Sanxenxo, explica que Miguel Ángel Botana “fue un alcalde de transición, la política no era su principal vocación, era una persona poco ambiciosa de poder, muy afable y sociable, al que le gustaba alternar con los vecinos”.

Añade que “la construcción del edificio que muchos llamamos el monstruo fue una lucha de todos ante lo que fue una imposición de la entonces Audiencia Territorial de A Coruña, a donde llegó el pleito después de que Miguel Ángel Botana se negase a conceder la licencia durante su mandato”.

Tuvo un papel decisivo en la transformación del frente marítimo de la villa. “Antes estaba ocupado por chalés de algunas familias y él promovió un documento, el Plano de Ordenación y Ensanche, que autorizaba viviendas colectivas de bajo y cuatro pisos... Buscaba que el turismo se socializase, iniciando así la gran transformación que experimentó el municipio”, indica Victoriano Andrés Otero.

El mandato de Miguel Ángel Botana se prolongó entre el 7 de enero de 1969 y el 7 de junio de 1973. Los vecinos recordaban ayer que “también fue el que dio nombre a la plaza Aviador Piñeiro y promovió la escultura dedicada al pionero, obra de Alfonso Vidal”, ubicada en el centro de Sanxenxo.

La Justicia fue su gran vocación. El abogado Carlos Quintia transmitía ayer el pesar de numerosos procuradores del partido judicial por la desaparición de un “excelente compañero y profesional”.

En el año 2013 Miguel Ángel Botana fue homenajeado en la Audiencia de Pontevedra con otros tres profesionales por su brillante y dilatada trayectoria. En ese año estaba a punto de cumplir sus bodas de oro como procurador y el mundo de la Justicia y el Colegio de Procuradores arroparon el acto en el que le fue impuesta la Medalla de Plata al Mérito de la Justicia, otorgada por el Ministerio de Justicia.

Compartir el artículo

stats