Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jefe de servicio de Medicina Interna del CHOP

Juan Carlos Rodríguez García: "Este año, más que nunca, debemos reducir los ingresos hospitalarios por gripe"

El facultativo del CHOP alerta de que la virulencia de la Covid-19 se agravará con la llegada de la gripe

Juan Carlos Rodríguez en el Hospital Montecelo.

Juan Carlos Rodríguez en el Hospital Montecelo. // Gustavo Santos

¿Qué pasará cuando se junten en otoño la gripe y el coronavirus? La Organización Mundial de la Salud ya ha advertido de que la pandemia de la Covid-19 se recrudecerá en los meses de octubre y noviembre y desde el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra, el jefe de Medicina Interna, Juan Carlos Rodríguez, apela a los grupos de riesgo a vacunarse contra la gripe para evitar "más que nunca" ingresos hospitalarios.

-¿-Qué valoración hace del gran incremento de casos activos en el área sanitaria de Pontevedra? ¿Esta elevada incidencia era algo que esperaban?

-Sí. Las pandemias respiratorias son variables dentro de la gravedad e incidencia, aun en la actualidad con los grandes avances científicos. La falta de información clara, con la seriedad suficiente, las características poblacionales y el modo de vida, junto con la falta de protocolos mejor consensuado, hacen que esto y situaciones mucho perores puedan producirse.

--Con la llegada del otoño e invierno, ¿prevén que se agrave la expansión del virus?

-Se puede agravar mucho y creo que así lo hará, en base a lo anteriormente comentado, por lo cual debemos estar preparados para ello e intentar mitigarlo. Una gran esperanza será la disponibilidad de una vacuna eficaz o de un fármaco.

-A nivel asistencial, ¿de qué forma podría repercutir?

-Merece esta pregunta un especial matiz. Al ser los grupos de edad superiores a 60 años y sobre todo de 70, y mucho más si presentan comorbilidades, los que precisan ingreso, se complican o fallecen, emprender una estrategia inteligente y eficaz para contener la pandemia, actuando muy bien en estos grupos, hecho que de momento en mi opinión no ha sido realizado, paliaría en gran medida el problema. Hay que tener en cuenta que hasta ahora más del 90% de las defunciones se han dado en mayores de 70 años en España.

-En esta época del año se incrementan sobremanera las afecciones respiratorias, ¿cuáles son las principales diferencias entre la gripe común y la Covid-19 que la población debería conocer?

-Pocas, ya que ambos son virus respiratorios. A nivel clínico, destacaría la pérdida de gusto u olfato, signo de alta especificidad para ser diagnosticados de Covid. Este síntoma, no siendo un aspecto grave en general, debe hacernos buscar atención médica con prontitud, que debe ser telefónica, o contacto con Atención Primaria. Por otra parte, a nivel de laboratorio, la diferencia entre ambas patologías radica en la presencia de linfocitos bajos (

--¿Cobra más importancia que nunca la vacunación contra la gripe este año?

-Sí, por supuesto. En primer lugar por ser la gripe una infección de gran prevalencia en niños y adultos con edades avanzadas. Los mayores son un importante grupo de riesgo, puesto que la gripe causa en España unas 40.000 muertes anuales y muchos ingresos, aspecto que debemos evitar más que nunca. Mientras que en el caso de los niños, son agentes que la contagian mucho y sobre todo a sus mayores, sus "queridos abuelos".

En segundo lugar, la vacunación será fundamental debido a la relevancia que condiciona en pérdida de horas de trabajo para los profesionales, entre ellos los que se encuentran en primera línea y que tanta falta harán, tales como cuerpos de seguridad, bomberos, sanitarios, etc.

Los colectivos mencionados anteriormente, a los que hay que añadir personas inmunodeprimidas, pacientes con comorbilidades, sobre todo cardiopulmonares, y mujeres embarazadas, deben vacunarse masivamente este año.

-¿De qué forma podríamos evitar el avance de esta emergencia sanitaria o al menos aminorarla?

-Como en su momento sucedió con el sida, debemos centrarnos en tomar conciencia del problema, que es muy grave, y en que la situación será mucho peor en los próximos meses si no lo hacemos así. Solo así se adoptarán medidas realmente eficaces.

En mi opinión, algo que se debería contemplar sería el cierre de las guarderías, ya que en nuestra sociedad existe un contacto muy estrecho entre los niños pequeños y nuestros mayores, lo cual representan un gran riesgo si se infectan. Lo mismo para aquellos centros educativos en los que no se mantengan las medidas preventivas adecuadas.

Por otra parte, es fundamental mantener muy buena ventilación de locales, evitar las calefacciones a temperaturas muy elevadas, puesto que secan el ambiente favoreciendo la producción de aerosoles y, por lo tanto, el riesgo de contagio.

En el caso de las personas de la tercera edad, deben moverse y dar pequeños paseos por la casa con frecuencia y tomar este invierno más que nunca el calcio y la vitamina D correspondiente.

Por último, pedimos a la población, y sobre todo a la gente joven, que tenga sentido común, ya que ahora que llega la temporada de otoño e invierno se incrementará la virulencia del virus. En gran medida para evitar los contagios a personas de la tercera edad, pero también porque es probable que la Covid-19 revista mayor gravedad para las personas que se infecten.

Compartir el artículo

stats