Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comarca perdió en los últimos 5 años 28 oficinas bancarias, 14 de ellas en la capital

En marzo de 2015 la ciudad tenía 56 despachos pertenecientes a 17 bancos, ahora tiene 42 sucursales de 12 entidades - Sanxenxo perdió 4 y en Marín y Moraña cerraron 3

Local que albergaba una oficina bancaria en la céntrica calle Michelena de Pontevedra. // Gustavo Santos

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación hacen que cada vez vayamos menos al banco. Casi todas las operaciones cotidianas se pueden hacer ya a golpe de un clic en el teléfono móvil o en el ordenador.

Al mismo tiempo, la crisis financiera ha impulsado un profundo reajuste en el modelo de negocio de los bancos, unido a las fusiones y adquisiciones de entidades impuestas por la autoridad monetaria, entre otras razones para poder acceder al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria creado tras la crisis de 2008. Hasta ese año España tenía la mayor red de oficinas de Europa, con una ratio por habitante que empezaba a ser desproporcionada.

Desde el estallido de la burbuja inmobiliaria y financiera, el cierre de oficinas y cajeros es un fenómeno que se extiende por todo el país y por toda Europa. La ciudad de Pontevedra y los municipios vecinos no son ajenos a esta realidad.

En los últimos años Pontevedra y su comarca han perdido no solo sucursales y cajeros automáticos, sino también la presencia de entidades que han abandonado la capital del Lérez.

Ciudad

En conjunto, la comarca perdió en los últimos cinco años un total de 28 oficinas bancarias, 14 de ellas en la capital. En marzo de 2015, la ciudad de Pontevedra contaba con 56 sedes bancarias, pertenecientes a un total de 17 entidades, mientras que en el mismo mes de este 2020 Pontevedra había visto reducida la presencia bancaria a 42 despachos de solo 12 entidades diferentes. Son los datos que maneja el Banco de España.

Hace solo un lustro, los pontevedreses contaban con los servicios bancarios que le ofrecían las 14 sedes de Abanca, 8 del Banco de Santander, o 6 oficinas que tenían tanto el BBVA como Caixabank. Además, en 2015 había en Pontevedra 5 sucursales del Banco Pastor (que posteriormente pasaría a integrar el Santander), 3 del Banco de Sabadell, 2 de Bankia y otras tantas del Popular y de Caixa Geral, mientras que el Deutsche Bank, Barclays, Bankinter, Targobank, WiZink Bank, Ibercaja, Kutxabank y Banco de Caja España de Inversiones contaban con al menos una oficina en la ciudad.

En marzo de 2018 debido a las fusiones y reajuste de negocio de cada una de las entidades, ya habían reducido su presencia en la ciudad bancos como Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Pastor, Abanca o Caixabank (en total 47 oficinas). Habían dejado de tener presencia en la capital de la provincia bancos como Barclays, o WiZink Bank.

El pasado marzo, cuando el Banco de España recoge el último censo de entidades supervisadas en la ciudad, los bancos habían reducido su presencia en Pontevedra a 12 entidades con 42 oficinas. Son 14 sucursales de Abanca, 11 del Banco de Santander, 4 de BBVA y otras tantas de Caixabank, 2 de Bankia y una única delegación que mantienen Deutsche Bank, Bankinter, Targobank, Ibercaja, Kutxabank, Unicaja y Caixa Rural Galega, de reciente apertura.

Además de los ya perdidos en 2018, habían desaparecido de las calles de Pontevedra las oficinas del Pastor y el Popular (absorbidas por el Santander).

Así, tras años de crecimiento y apertura de oficinas, en 2008 comenzó una oleada de cierres que se ha mantenido ininterrumpida hasta ahora, impulsada además por la cada vez mayor destreza de los usuarios para realizar operaciones bancarias a través de internet. Los bancos se lo ponen cada vez más fácil al usuario para que no tenga que acudir a la oficina, con una apuesta inequívoca por las tecnologías digitales.

Comarca

En el conjunto de la comarca de Pontevedra (incluyendo a la capital) en los últimos cinco años se han perdido 28 despachos en el conjunto de los municipios.

En Marín, en los últimos 5 años han cerrado tres oficinas de otras tantas entidades. Además de desaparecer sucursales del Popular y el Pastor, tras su absorción por el Santander, también se cerró la sede de Caixa Geral (Abanca). Marín tiene este año 9 oficinas de 5 bancos, cuando en 2015 abrían en sus calles 12 sucursales de 8 entidades.

Sanxenxo vio marchar 4 oficinas (del Sabadell, Caixa Geral, Pastor y una de Abanca), Moraña a 3 (pasando de 5 en 2015 a solo 2 en este 2020), mientras que Caldas de Reis, Ponte Caldelas, Cuntis y A Lama perdieron una sola oficina bancaria. Poio mantiene las seis que tenía en 2015.

Vilaboa conserva las dos oficinas que tenía hace cinco años, así como las dos logradas por Cerdedo-Cotobade tras la fusión de estos municipios. Barro, Campo Lameiro y Portas conservan la única entidad que tenían ya hace años.

Compartir el artículo

stats