Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carlos Crespo Diz: "Las farmacéuticas están sensibilizadas y no hay una situación crítica en abastecimiento"

"Los tratamientos combinados están siendo efectivos en los contagiados", celebra

Carlos Crespo Diz, en el Hospital Montecelo. // Gustavo Santos

Carlos Crespo Diz, en el Hospital Montecelo. // Gustavo Santos

El servicio de Farmacia del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra, CHOP, ha activado un sistema de transporte y dispensación de medicaciones a domicilio en la comarca, como medida preventiva ante el coronavirus. Dicha iniciativa logística evita desplazamientos de determinados pacientes con problemas hasta el Hospital Montecelo a recoger los fármacos de su tratamiento, como hacían hasta ahora, y, por lo tanto, posibles contagios.

-¿Qué tipo de pacientes son los que recogen medicación en los hospitales del área sanitaria?

-Todos los pacientes que requieren algún tratamiento con medicamento de uso hospitalario o restringido tienen que recogerlo a través de una consulta en alguna de las cuatro farmacias de que disponemos y con previa cita. Muchos son pacientes oncológicos, pero otros con patologías crónicas, como VIH, hepatitis B o C, esclerosis múltiple, enfermedades inflamatorias o del aparato digestivo, dermatológicas como la psoriasis o reumatológicas, artritis psoriásica, espondilitis anquilosante... También hay pacientes con tratamiento para enfermedades de neumología, como la fibrosis quística. Son, en general, pacientes que están inmunodeprimidos o con alguna situación de riesgo. A ellos hay que sumar los que necesitan nutrición domiciliaria o con suplementos.

-¿Es un número elevado de personas?

-Es una cantidad importante y hay que tener en cuenta sus requerimientos.

-¿Dónde están las farmacias del CHOP?

-Tres de ellas en el Hospital Montecelo y una en el Provincial. Además, en O Salnés hay otra consulta.

-¿Cómo se realizará este reparto?

-Este reparto se realizará siempre que previamente el paciente tenga una consulta telefónica previa con su farmacéutico del CHOP habitual. Se trata de cambiar la atención presencial por la no presencial siempre que se pueda hacer así, ya que es importante que el propio paciente esté disponible en el domicilio para recibir su medicación. Para ello se ha contratado un servicio de mensajería. Desde la farmacia central de Montecelo, los martes y jueves se enviarán los medicamentos a aquellos pacientes con los que se ha contactado y han aceptado. Hemos comenzado con Pontevedra, Marín y Poio y continuaremos hoy con el resto. El siguiente paso es comenzar con los medicamentos que requieren frío y, ya la semana que viene, ampliar a rutas que lleguen hasta los municipios más alejados, de la costa y el interior.

-¿Cuál es el papel del servicio de Farmacia en la crisis del coronavirus? ¿Ha aumentado el volumen de trabajo?

- El servicio de Farmacia es uno de los centrales de asistencia a todos los demás del hospital. Nosotros aportamos los tratamientos que están restringidos a pacientes con Covid-19 y que se gestionan a través de la plataforma de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. El servicio de Farmacia da soporte a la adquisición de los medicamentos para tenerlos disponibles en todo momento. Hay que llevar un control muy exhaustivo de esta situación. Todos aquellos medicamentos que necesiten una preparación individualizada para un determinado paciente debe ponerse a su disposición.

-¿Pero han notado ese incremento en la carga de trabajo?

-Hay que destacar también que ahora en el hospital hay muchísimos menos pacientes. Antes de empezar a domicilio, hemos dedicado una cantidad importante de tiempo a los que venían al hospital a recoger sus medicaciones. Esa carga asistencial se ha aligerado ahora para destinar ese esfuerzo por completo a los pacientes que necesiten tratamiento para el coronavirus y que están ingresados. Se compensa una cosa con otra.

-¿Cuál es el tratamiento más utilizado contra el Covid-19 en Pontevedra?

-Por lo general, son varios tratamientos a la vez en los que se prescribe hidroxicloroquina e inhibidores de proteasa, eso y antivíricos específicos. Siempre hay una combinación de tratamientos, pero la base fundamental es esta.

-¿Son difíciles de conseguir?

-Esta es una responsabilidad de la Agencia Española del Medicamento, que es la que nos guía y que cada día pone en conocimiento cómo es la situación de distribución y de existencias. Es cierto que en momentos determinados los pedidos que realizamos tienen una pequeña demora.

-¿Empeorarán esos tiempos de espera cuando estemos en lo más alto de la curva de contagio?

-Ahora estamos pendientes de que haya una disponibilidad importante porque laboratorios farmacéuticos como Novartis y Teva han hecho un acopio importante y lo van a poner a disposición de todo el Sistema Nacional de Salud. Las compañías farmacéuticas están también muy sensibilizadas con el asunto y colaborando mucho. Por ahora no tenemos una situación crítica y esperemos que podamos tener todos los hospitales acceso a esas disposiciones al Sistema Nacional de Salud.

-Aunque cada vez se le conoce un poco más, este virus sigue siendo un gran desconocido. ¿Se lleva a cabo algún tipo de investigación desde el servicio de Farmacia del CHOP que pueda ayudar a hacerle frente?

-No. En este momento no estamos en ninguna investigación ni ensayo clínico. Tampoco en el conjunto del Complexo Hospitalario de Pontevedra. Se están realizando en otros centros a nivel nacional, pero son pocos los que tienen autorización. Nosotros lo que estamos es viendo en la práctica la efectividad que tienen los tratamientos.

-Parece que en el área sanitaria están funcionando...

-Sí, los tratamientos combinados están siendo muy efectivos en los pacientes positivos.

-¿Cuál es su mensaje tranquilizador para la población del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés?

-Mi mensaje para la población es que cumplan muy bien la alarma sanitaria y que estén confinados en casa. Que eviten los contactos, salir... Con esto evitamos o, al menos ponemos medidas, para no transmitir ni contagiarnos del virus. Esta es la medida clave. En el momento en que tengamos algún síntoma, llamar por teléfono y ponernos en manos de quienes dirigen la situación. Sobre todo, no acudir a los centros sanitarios, porque entorpece y nos pone en riesgo.

Compartir el artículo

stats