Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuarenta municipios superan ya los niveles de empleo previos a la pandemia

Viandantes y terrazas en plena actividad en Santa Eufemia. | // IÑAKI OSORIO

Han pasado más de dos años desde que la crisis sanitaria global del coronavirus paralizó la actividad económica, pero la recuperación no ha llegado a todos los municipios por igual. El número de afiliados a la Seguridad Social en Ourense el último día del pasado junio alcanzó los 99.244 cotizantes, solo 26 menos que a cierre de junio de 2019, cuando no había señal alguna de la pesadilla que vino después. La cifra de empleo es prácticamente igual, pero los brotes verdes se distribuyen de manera desigual en la provincia.

En cuarenta de los 92 concellos de Ourense ha crecido el número de cotizantes, pero en 49 hay menos que hace tres años. Otros tres (Xunqueira de Espadanedo, Maside y Punxín) presentan el mismo dato. Por comarcas, solo en cinco de las doce que conforman la provincia se observa una evolución positiva. Se trata de Allariz-Maceda, con 4.805 cotizantes, cien más que antes de la pandemia; O Ribeiro, que añade 90 y alcanza los 4.578 afiliados; Valdeorras, que supera el umbral de los 8.000 tras sumar 26 (8.006), y Verín, que crece en 28 cotizantes y llega a los 6.595.

En la comarca de Ourense, integrada por 12 municipios, también ha crecido el empleo en estos tres últimos años, pero no de manera homogénea. De hecho, sube en todos excepto en Esgos, Vilamarín y la propia capital de As Burgas, que ha perdido 306 cotizantes en este período y no logra recuperar el nivel de empleo preCOVID.

Ourense ciudad pierde 306 afiliados

La ciudad de Ourense, según los datos recogidos en el informe de afiliaciones publicado este miércoles por el Insituto Galego de Estatística referido a la afiliación por concellos, presentaba el último día del pasado mes de junio 35.871 cotizantes, 306 menos que en el mismo momento de 2019. El parón provocado por la pandemia y la lenta recuperación, a la que se encadena la situación provocada por el conflicto en Ucrania, la crisis de suministros y el alza de los precios mantienen el empleo a la baja en la capital, muy dependiente del sector servicios.

Pereiro de Aguiar es el que más afiliados suma, 204, y alcanza los 2.522. San Cibrao das Viñas, en el que se sitúa el mayor parque empresarial de la provincia sube a 2.281 cotizantes, 19 más que hace tres años.

Las comarcas que todavía no han recuperado el nivel de empleo prepandemia son Baixa Limia (-73), O Carballiño (-29), A Limia (-190), Terra de Caldelas (-28), Terra de Celanova (-7), Terra de Trives (-16) y Viana (-83). Esta última es la única comarca de la provincia en la que todos sus municipios pierden afiliados. A cierre de julio tenía 1.630 concentrados, la mitad de ellos, en la villa de Viana do Bolo.

Actividad

Por actividad, es el sector servicios el único que ha incrementado su afiliación en este período. Concentra el 73,2% de las afiliaciones en la provincia, dos décimas más que en el junio prepandemia. La industria, con un 14,4% del empleo baja al 14,2%, y la construcción y la agricultura, con un 7,7 y un 4,6% de la actividad, respectivamente, mantienen el mismo porcentaje.

Compartir el artículo

stats