Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proponen a la UVigo que compre parte del polígono de As Lagoas para uso universitario

Los propietarios del suelo le hacen esta propuesta para que la Universidad abarate costos, tras el auto del TSXG que la condena a pagar la urbanización de esos terrenos

Vista parcial de los terrenos del polígono de As Lagoas. | // FERNANDO CASANOVA

El desarrollo del polígono de As Lagoas, en el que se ubica la residencia universitaria del campus, y en el que además quiere construir la Xunta un edificio administrativo que aglutine todas sus oficinas dispersas, abre un nuevo giro, con la propuesta que acaba de presentar la junta de compensación, integrada por propietarios mayoritarios de ese suelo.

Esta junta brinda a la Universidad de Vigo la posibilidad de que adquiera alguno de los solares de ese polígono, para darle para usos universitarios, una compra que no afectaría a los solares en los que ya tiene previsto edificar la Xunta.

El motivo de esta nueva propuesta, que realiza el abogado Antonio Feijóo, en nombre de esa junta de compensación, se produce tras el auto del TSXG –Tribunal Superior de Xustiza de Galicia– que se daba a conocer ayer, en el que inadmite el recurso interpuesto por la Universidad de Vigo, contra una sentencia previa, que le obligaba a cumplir con el pago de su parte en la urbanización de ese polígono colindante a la residencia universitaria.

La junta de compensación pretende que, comprando parte de eso terrenos, a la UVigo se le reduzca el alto costo que tiene que pagar ahora tras este auto por su parte de la urbanización, unos 500.000 euros de la época a los que se sumaría el aumento de los costes de construcción en estos años. La Xunta mantendría igualmente sus terrenos en el lineal correspondiente a la avenida Otero Pedrayo, y de acuerdo a esta propuesta, aún cuando la UVigo aceptara esa posible compra de parte de este polígono, a junta de compensación seguiría quedando con la titularidad de otros tres solares, colindantes estos a avenida Castelao, para edificar sus viviendas.

Este contencioso fue iniciado por la junta de compensación de este polígono, que reclamó al Ayuntamiento de Ourense que exigiese a la Universidad el pago de ese porcentaje, referido no solamente a las obras de la urbanización del entorno de la residencia universitaria, única fase ya concluida, sino de la totalidad del polígono.

Ante la negativa del Ayuntamiento, que argumentó entonces que el deber de urbanizar era exclusivamente te de los propietarios de la Junta de Compensación, el abogado de esa junta de propietarios, Antonio Feijóo Miranda, acudió a la vía judicial, promoviendo el correspondiente contencioso, en el que fueron partes demandadas tanto el Ayuntamiento como la propia Universidad.

Si bien en primera instancia sus pretensiones fueron rechazadas por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo, el Tribunal Superior de Justicia revocó el fallo en apelación y estimó íntegramente la reclamación de la Junta de Compensación, condenando a la Universidad a pagar un 19,42% de la totalidad de los costes de la urbanización del polígono. Esta sentencia, confirmada en casación por la Sala Especial del Tribunal Superior de Justicia es ahora firme, por lo que la Junta de Compensación pedirá su ejecución. No obstante antes de tomar esta medida hacen esta última propuesta de compra de solares a la universidad, con el fin de agilizar el complejo desarrollo de este polígono.

El rector mostró su interés por anexionar estos terrenos

La propuesta de la junta de compensación de estos terrenos colindantes a la residencia universitaria del campus, coincide con el deseo que había mostrado hace unos días el rector de la Universidad de Vigo, Manuel Reigosa, cuando planteó la necesidad de contar “con un mayor espacio” en el campus local, para poder albergar todas las titulaciones, puesto que dijo tener “la aspiración de traer alguna titulación exclusiva para el campus de Ourense”, y con esta visión de futuro incidió en la necesidad de ampliar los espacios, o habría el riesgo de tener que edificar fuera del propio espacio universitario. Sugirió que esos terrenos frente a la residencia universitaria, podrían ser “idóneos para facilitar ese crecimiento” . De hecho recordó que la Escuela de Ingeniería Aeronáutica aún está a la espera de un nuevo edificio, en la que también se instalaría el nuevo grado de Relaciones Internacionales, ocupando la única parcela disponible en el Campus Sur.

Compartir el artículo

stats