Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La provincia perdió 1.118 habitantes en 2021 y el éxodo le resta 25.000 vecinos en una década

En el último censo poblacional a 1 de enero de este año destaca un aumento de los centenarios, con 238 y de la emigración, con 17.685 censados de otras nacionalidades

Los mayores ganan en número, con 238 centenarios en el censo provincial de 2022 | IÑAKI OSORIO

Ourense reniega de sí misma, en un éxodo poblacional en busca de oportunidades hacia otras provincias que, unido a la desaceleración demográfica –un bajo número de nacimientos en relación al alto indice de defunciones – ha provocado una pérdida de 1.118 habitantes, hasta quedar en las 304.104 personas censadas en los 92 concellos de la provincia, a 1 de enero de este año, de acuerdo a los datos que publicaba ayer el Instituto Nacional de Estadística.

Pero esta caída del censo, no viene provocada por una crisis global puntual, sino, en buena parte, por continuo flujo fuera de una provincia sin apenas tejido industrial, de un trabajo, o por cuestiones formativas. De hecho el recuento histórico muestra una pérdida poblacional incensante desde hace décadas en la provincia, que se ha llevando, solo en el último decenio, es decir de 2012 a 2022, más de 25.000 habitantes en la provincia de Ourense.

Son datos de una sociedad cambiante en cuanto a sus criterios de movilidad, pues ya en el recuento del pasado año se había registrado una caída de más de 1.047 vecinos en la capital, frente al crecimiento de población en otros 32 municipios, de los 92 que tiene la provincia, y que se va haciendo también más longeva.

Cada año más centenarios

De hecho en el cómputo por edades a 1 de enero de 2022, el número de centenarios es de 238. Además, y como ejemplo de esa longevidad al alza, , en el grupo más alto de edad, el que incluye censados de 90 años en adelante hay 8.638 vecinos y vecinas en la provincia, frente a los 7.785 niños de 0 a 4 años.

El cómputo por grupos de edad de los mayores de 65 años, también ha crecido. Así de 65 a 69 años hay 20.576 vecinos y vecinas. Entre los 70 a 74 hay otras 20.083 personas censadas, y las cifras siguen registrando datos muy altos entre los 75 a 79 años con 19.384 habitantes. De 80 a 84 años las cifra son de 14.319 vecinos en la provincia. Finalmente, de 85 a 89 años hay otras 13.812 personas censadas.

La población se va haciendo también más mestiza, pues de los 304.104 censados en la provincia, un total de 17.685 son de otras nacionalidades, frente a los 16.936 vecinos de otras nacionalidades, n que había a 1 de enero de 2021.

Esto quiere decir que la población de personas de otros países creció en el último año en casi 750 más. Destacan por ejemplo los 7.171 vecinos que son de otros países de la Unión Europea. También 1.364 personas proceden de países del continente africano, lo que supone un incremento de casí 100 más en el último año. La población de distintos países de Sudamérica es de 6.026 en la provincia, una cifra que ha aumentado también, frente a los 5.561 que había el pasado año.

El censo de personas del continente asiático residentes en la provincia sigue siendo aún pequeña, frente a otra países, y está en los 615

Con todo, y a la espera de que se actualicen los datos correspondientes a los cambios de población de los 92 municipios de la provincia, el año pasado ya se había producido un modelo distinto, con una caída de más de 1.047 vecinos en la capital, mientras en 32 municipios aumentaban, aunque fuera en pequeña escala, los censos de población. Incluidos en municipios alejados de la ciudad y que habían registrados caídas históricas.

Un cambio en el que ayudó la pandemia, al generar ciertos movimientos al rural, o apertura de nuevos proyectos, obras u oportunidades, dando un giro a modelos de concentración en ciudades o capitales de comarca. El rural también existe –o al menos no ha dejado de existir del todo– y si continúa la corriente de flujos que se había mostrado en los datos de enero y julio del pasado año, podría haber esos brotes verdes en el rural.

Compartir el artículo

stats