Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva residencia de Aspadisi estará terminada a finales de año

La asociación carballiñesa solo necesita 200.000 euros de un total de 1,2 millones | En diciembre recaudó 23.780 en donativos

Construcción de la residencia de Aspadisi, en O Carballiño. | // L.F.

La directiva de la Asociación de familias con personas con discapacidad psíquica de O Carballiño, ASPADISI, necesita recaudar 200.000 euros para completar 1,2 millones, el presupuesto al que asciende la construcción de la futura residencia de ancianos que ya está en construcción y se prevé esté terminada en septiembre. Para lograr esta financiación continuarán con la campaña de donación iniciada en diciembre con la intención de recaudar lo que falta.

La nueva residencia para albergar a los usuarios de Aspadisi y a sus familiares está en fase de construcción. Más bien es una ampliación del centro ocupacional con el que ya contaba la asociación. Se espera que a finales de septiembre esté terminada la obra y a finales de año esté dotada de equipamiento, para ofrecer 32 plazas residenciales y 16 habitaciones dobles.

Desde la directiva de Aspadisi, Manuel Amil señala que ya hay el caso de un usuario y su madre que tenían que estar en este centro, y “como no puede ser, temporalmente están en la residencia”. Se crearán 32 plazas y de momento solo hay 24 usuarios y “no todos van necesitar este servicio, lo que haremos es optimizar todas las plazas de forma que pueda venir alguien con discapacidad, aunque sea de otro sitio”.

El pasado mes de diciembre la directiva hizo una campaña de donación con la que logró reunir 23.780 euros entre 126 donaciones pero aún necesitan 200.000 para comprar el equipamiento, por lo que se retomará la campaña. Hubo gente que no donó dinero pero también quien hizo trabajos que no cobró por lo que se redondeó la cifra a 25.000. Y por ejemplo, el pintor Juan Valcárcel donó 500 estampitas de la Virgen de Guadalupe que se venden a 12 euros en la librería Escolma.

La donación máxima fue de 4.000 euros, y la gran mayoría de entre 100 y 150. A final de año se remitirá a Hacienda los números de DNI de los donantes para que se les aplique el descuento del 80%, hasta 150 euros a desgravar. Explica Amil que “con lo que tenemos ya recaudado o promesas de que se van entregar, solo necesitaríamos 200.000 euros para acabar no solo la obra sino para equiparla de mobiliario”. Esta financiación se prevé conseguirla con las campañas de donación y sensibilización, y también empezaron a visitar los concellos de las dos comarcas, y “10 ya se comprometieron a ayudar y supongo que será la tónica de todos ellos”, máxime “cuando otros concellos tienen aquí usuarios que no son de O Carballiño”, como es el caso de Cenlle, Ribadavia, Arnoia, Maside, Piñor, San Amaro. También empezarán a visitar las empresas fuertes y fundaciones de obra social de los bancos.

Compartir el artículo

stats