Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desde Grecia, Bulgaria o Rumania a un pueblo para aprender y “dar vida”

El colectivo Sustinea reunió a voluntarios de diferentes países de Europa en Ordelles, Pereiro de Aguiar, donde realizó programas ambientales y creó sinergias con sus vecinos

Una de las actividades de Sustinea en la localidad de Ordelles. | // FDV

Los proyectos internacionales de colectivo ambiental Sustinea dieron vida al rural ourensano durante tres largos meses donde personas de diferentes partes de Europa, aterrizaron en Ourense, para aprender y disfrutar de diferentes programas de voluntariado en una localidad de Pereiro de Aguiar. Ordelles, con 100 habitantes según el padrón municipal, se convirtió en el centro neurálgico de una familia cosmopolita y a la vez rural.

Foto de familia de los voluntarios de Sustinea y los vecinos del pueblo de Ordelles. | // FDV

En concreto, se llevaron a cabo los programas de “Regenerative Culture” del Cuerpo Europeo de Solidaridad; para seguir con un intercambio juvenil “Green Steps for Social Change”; para continuar con el “Artivismo y participación social”; y terminar con el “Turismo Sostible “, el “Permaculture for All” y como colofón el “Luscofusco”.

Desde Sustinea explican que “fue todo un reto empezar a llevar a cabo con la máxima seguridad estos proyectos de mobilidad del programa Erasmus+. Para ellos tuvimos que tomar numerosas medidas, así como reducir el número de participantes y el número de países colaboradoras, reforzar el seguro de salud y hacer pruebas de antígenos a su llegada y también a su salid. Ese fue el ritual de bienvenida y despedida”. A pesar de las medidas que tuvieron que tomar para prevenir brotes entre la población local y entre el grupo de voluntarios señalan que “fue una convivencia intercultural en la que jóvenes de 18 a 30 años compartieron experiencias, conocimientos y formas pedagógicas de aprendizaje que son transversales a la vida y fundamentales para aprender a vivir en sociedad y para respetar los límites del planeta”.

Sustinea promociona los valores ambientales entre otras muchas metas que tienen desde el colectivo, pero entienden que desde la praxis es como mejor se entiende la importancia de cuidar el medio ambiente y ser respetuosos con él. Por ello, profundizaron sobre estas necesidades con obradoiros y acciones como implantación de un bosque comestible, con su proceso de control de especies y mantenimiento, con ‘roteiros’ interpretados, limpieza de montes y gestión de especies invasores entre otras actuaciones. También realizaron técnicas regenerativas como un tablón para gallos, hoteles de insectos y bombas de semillas con bellotas para fomentar y proteger la biodiversidad.

“Escola Rural”

Uno de los proyectos que más arraigo vertebró entre los vecinos locales fue la “Escola Rural”. Desde Sustinea explican que “es una especia de escuela en la que las personas participantes podían hacer acercarse al rural gallego, a sus características, a sus peculiaridades y poder revalorizar así la aldea de Ordelles y los espacios que ofrece”.

Los participantes no solo aprendieron si no que dinamizaron la vida de la aldea de Pereiro de Aguiar. “Además de las actividades pudieron recabar información etnográfica e involucrar a las redes vecinales, creando eventos seguros en los que hablar con el pueblo sobre sus danzas, músicas, leyendas, cuentos populares y leyendas tradicionales”, explican desde el colectivo.

Fueron tres meses de convivencia donde Ordelles enseñó las raíces del rural gallego, pero donde confluyeron sinergias, experiencias y sobre aprendizaje que dio vida al pueblo.

Compartir el artículo

stats