Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TURISMO

El atractivo de Ourense sigue al alza con un 90% de ocupación de media en el puente

El sector hotelero tanto en la ciudad como en la provincia registra mejores datos que el año pasado | Los turistas aumentan a pesar de la falta de oferta termal en la capital

Turistas en la plaza de San Martiño, fotografiando la Catedral de Ourense, durante el día de ayer. | // IÑAKI OSORIO

Si en julio se registraba récord de viajeros y pernoctaciones en la provincia y en agosto se mantenían dichos registros, el puente del Pilar está siendo un dinamizador para el sector hotelero y los diferentes sectores asociados al turismo.

La hostelería y los guías turísticos apuran la agenda para reservas en un puente donde se escenifica que Ourense tiene más tirón y poptencial del que se creía. Desde OCA Hoteles, señalan que “hemos estado completos”. Desde el OCA de Allariz, la directora Goretti Iglesias dice que “hemos estado prácticamente completos este fin de semana, desde el sábado y hasta hoy (por ayer). Más de la mitad de nuestros huéspedes fueron clientes de ocio, aunque también hubo un porcentaje de personas que se desplazaron por trabajo estos días”.

Y es que el perfil del turista que llega a la ciudad son familias que o bien disfrutan de la capital y de su entorno o organizan para quedarse unos días e ir después a la zona de las Rías Baixas. Manuel Pérez, el director del OCA IMI en el corazón de la ciudad, señala que “salvo el viernes, desde el sábado, el domingo y hoy lunes, hemos tenido una ocupación del 100%. Nuestros huéspedes fueron mayoritariamente parejas”.

El único hotel spa de la ciudad, que no tiene un año de vida, registra un completo en un puente donde la tónica de los hoteles de la capital era sobrepasar el 80% de ocupación y en la mayoría de los casos rozar el completo.

Otro de los atractivos más significativos de la provincia de Ourense es la Ribeira Sacra. Desde el Consorcio de la zona más natural de la provincia señalan que “en los hoteles de cuatro y de tres estrellas se alcanzó el 78% que si lo comparemos con el año pasado supone una reducción de 12 puntos, ya que el año pasado teníamos un 90% de ocupación. En relación al turismo rural, este año aumentó en siete puntos, pasando del 72% del 2020, al 79% de este año, lo que indica el tipo de turismo que busca la gente que viene a Ourense. Y además en el resto de alojamientos se pasó de un 60% a superar el 75%”.

Estos datos que facilitaban desde el Consorcio de la Ribeira Sacra radiografiaban la ocupación durante el fin de semana e indicaban que habría que esperar al día de hoy para saber el porcentaje absoluto. Sin embargo, el aumento es significativo en comparación con el año pasado. La Ribeira Sacra gana atractivo y se mantiene como uno de los lugares más visitados por los turistas en un año en el que el turismo natural ganó terreno con la pandemia.

Sin termalismo

La oferta termal de la ciudad sigue igual de apagada. Solamente la concesionaria de Outariz abre sus puertas, pero eso no significa que las ganas por parar y conocer la ciudad se reduzcan si no todo lo contrario. Y habría que preguntarse si con el termalismo público abierto las cifras serían más históricas.

Lo cierto es que Ourense puede continuar la tendencia positiva de turismo si, por fin, soluciona el problema de la ley termal autonómica a las instalaciones municipales. A pesar de tener el termalismo público apagado, los balnearios privados si que están a disponibilidad de unos turistas que también se decantan por el descanso y el relax termal.

Más reservas en restaurantes y “buenas cajas” en bares

Si algo tiene Ourense es que puede presumir de gastronomía y materias primas que encajan en un turismo familiar, de interior y de descanso, alejado de la masificación de la costa y de las zonas de ocio exclusivamente. Los turistas en la provincia y en la capital aumentan y eso no solo se nota a pie de calle si no también en las mesas de los restaurantes y en las terrazas de los bares. “Lo importante de este puente está siendo que el sol acompaña y eso hace que la gente se anime más a salir y a venir a la ciudad, y por supuesto nosotros encantados”, dice un hostelero de la zona de Os Vinos.

A lo que añade otro que “durante el sábado se notó que había más gente, el domingo parecía que había más y hoy lunes se mantiene, así que parece que hay mucha gente que no está de paso en Ourense, si no que viene, al menos, un par de días para ver no solo la capital si no también la Ribeira Sacra”. Hosteleros de la zona Vinos y del centro de la ciudad señalan que “hay más reservas eso es cierto, pero también se nota por el incremento de los aforos y la meteorología, una cosa lleva a la otra”. Los restaurantes apuran las reservas y algunos incluso llegaron a desechar reservas porque estaban completos para todo el fin de semana. A esta buena dinámica se suman las “buenas cajas” que se están haciendo en los bares y es que la normalidad se recupera en la ciudad y en la provincia de Ourense, con la sensación de que el turismo natural, religioso, gastronómico y patrimonial que ofrece Ourense ha llegado para quedarse y sobre todo para expandirse. Se dice que para comer Lugo, pero Ourense no tiene nada que envidiarle a sus vecinos.

Compartir el artículo

stats