Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El AVE entra por primera vez a Galicia y hace parada en Ourense, pero solo en fase de prueba

Locomotora del AVE durante su parada en la estación de Ourense-Empalme. |   // IÑAKI OSORIO

Locomotora del AVE durante su parada en la estación de Ourense-Empalme. | // IÑAKI OSORIO

El AVE llegó por primera vez a Galicia este miércoles, en un hito histórico que se produce varios lustros y cuatro presidentes de Gobierno después de lo prometido. Hizo parada en la estación Ourense-Empalme, pero con toda discreción, porque se trataba solo del primero de una serie de viajes de prueba del trazado, antes de la entrada en funcionamiento oficial de la línea LAV para viajeros que, según ratificó ayer el PSOE, mantiene su calendario inaugural para finales del presente año 2021.

Este primer convoy del AVE que, pese a no estar todavía en marcha de forma oficial, entró al fin en Galicia, era de la de la serie 102 de Renfe, también conocido popularmente como “pato” por su curioso perfil, el mismo que luego unirá de forma estable y oficial Galicia con la Meseta.

El PSOE de Ourense informaba ayer de la noticia y aprovechaba para “barrer para casa” , al destacar que el AVE llega a Galicia “gracias al ánimo que el Gobierno central de Pedro Sánchez le dio a las obras de la línea de alta velocidad largos años de paralizaciones y desprecios del PP”.

Los socialistas ourensanos explican que el viaje de ayer hasta la estación Ourense-Empalme, es el primero de pruebas y sin viajeros de este servicio “que conectará a 10 millones de habitantes de Galicia, Castilla y León y Madrid”.

De hecho antes de la puesta en marcha del servicio, y según la normativa de seguridad ferroviaria, hay que ometer a los trenes a un kilometraje mínimo de rodaje por el trazado que luego recorrerán como línea de transporte estable para viajeros, indican fuentes del PSOE.

Según los socialistas de Ourense, el inicio de esta fase de pruebas permitirá “cumplir los plazos anunciados, con la puesta en servicio comercial a finales de este año, porque las nuevas infraestructuras ferroviarias avanzan, gracias a los gobiernos del PSOE y retroceden con los gobiernos del PP”. Acusan a Rajoy de “paralizar las obras, tapiando túneles, tal y como confirmó el Tribunal de Cuentas”, indican, y con Feijóo, Baltar y Jácome, insisten, sin tratar de evitarlo.

El PSdeG-PSOE concluye señalando que “la inversión millonaria para obras, pruebas y material rodante está siendo inédito” con este ejecutivo, ya que las infraestructuras ferroviarias clave como la nueva línea de alta velocidad, el tramo final Taboadela-Ourense (variante exterior) o la estación de la capital “avanzan imparables”.

Reduciendo tiempos de viaje

Por otro lado ayer el ente ferroviario Adif informó de a licitación de contrato de servicios y consultoría, por 1,08 millones, para redactar el proyecto de construcción de la plataforma de conexión de Alta Velocidad Madrid-Valladolid y Madrid- Olmedo-Zamora-Galicia en el entorno de Olmedo (Valladolid), en su fase 1.

El proyecto permitirá conectar te las líneas de alta velocidad mediante un ramal directo de enlace ( bypass) en Olmedo (Valladolid), de modo que los tráficos del AVE puedan circular directamente en la red de alta velocidad entre la estación de Valladolid-Campo Grande y Galicia, a través de Zamora, evitando el recurrido adicional hasta Madrid, y disminuyendo por tanto los tiempos de viaje actuales en la relación Valladolid- Olmedo-Zamora-Galicia.

Recreación del proyecto de estación del AVE de Ourense. FdV

La estación de los 161,5 millones de euros

Si esta vez el Gobierno central cumple los plazos, el AVE llegará a Galicia y entrará por Ourense mucho antes de que esté ejecutada la estación del AVE de la ciudad de As Burgas.

El proyecto original de estación, adjudicado en 2011 al arquitecto británico Norman Foster, tenía un presupuesto estimado de 67,3 millones de euros, según anunció Adif, para un diseño integral, integrador y rompedor. El entonces alcalde socialista Francisco Rodríguez llegó a avanzar que ese dinero se obtendría mediante recalificación de los suelos propiedad de Adif, cuya venta para fines inmobiliarios permitiría garantizar liquidez para el proyecto de Foster.

En 2016, ya con el PP en el Gobierno central, se calificó el coste del proyecto de inasumible, pues se dijo entonces que ascendía a 223 millones (son todos datos de hemeroteca) y encargaron a Foster una revisión, que dio un giro de 180º al diseño, pues ya no se derribaba la vieja estación y desaparecía el diseño vanguardista inicial con parking, estación de autobuses y la propia estación AVE, integrados en un nuevo edificio y en tres alturas. Es más, el proyecto inicial de 2011 incluía en esos 67 millones, nuevos edificios para el puesto de mando y oficinas de Adif, la prolongación de la calle Xesús Pousa Rodríguez y el proyecto básico de plaza de cobertura de vías entre la nueva estación intermodal y la avenida de Santiago.

Finalmente la cifra que en 2021 baraja Adif, asciende a 161,5 millones de euros. No incluye el coste de la nueva y mínima estación de buses inaugurada ya en un lateral de la explanada y realzada por la Xunta. Tampoco se derriba la vieja estación, como se aprecia en las infografías superiores, y ese fuerte montante económico iría, en líneas geniales, para remodelar interiormente el edificio actual, cubrir explanada, renovar y cubrir andenes, vías de enlace y cobertura con O Vinteún. La licitación de la obra heredada del PP, no hace más que retrasarse. Para el PSOE de Ourense es “un alpendre”, no una estación.

Compartir el artículo

stats