Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo, termas, autobuses, los deberes sin hacer del nuevo bipartito

El regreso de la coalición PP-DO tiene dos años para desempolvar proyectos parados en todos los ámbitos | El reparto de competencias deja los temas más duros: PXOM, Limpieza, Sociales o PERI del casco viejo, al PP

El grupo  del PP con 7 ediles que vuelven al bipartito.

El grupo del PP con 7 ediles que vuelven al bipartito. Iñaki Osorio

Volver al gobierno de coalición en el Concello de Ourense junto con DO, el partido del alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, permitirá al PP recobrar el poder perdido tras ocho meses en las filas de oposición, pero con muchos deberes pendientes asignaturas suspensas de proyectos y servicios que siguen en el cajón y para las que le quedan a este nuevo bigobierno solo dos años de mandato

Como ya se anunció no hay sorpresas y cada concejal recupera las mismas competencias pero son justamente la mayoría de áreas que lleva el PP, Urbanismo, Servicios Sociales, Medio Ambiente (que incluye el contrato de Limpieza), Comercio, con los pequeños negocios tocando fondo por la crisis y dar aire las dos plazas de abastos tradicionales.

Urbanismo

La concejala del PP, Sonia Ogando, llevará de nuevo Urbanismo. Le tocará hilar fino para conseguir llevar a aprobación inicial el Plan General de Ordenación Municipal (PXOM) pues Ourense lleva 10 años sin un PXOM aprobado, con un alcalde que insiste en que hay que limar “pelotazos””. El otro hueso será el Pepou, sucesor del plan de rehabilitación del casco viejo de Ourense ya obsoleto pues fue aprobado hace 25 años.

Medio Ambiente

Jorge Pumar regresa también al área de Medio Ambiente. Pero la patata caliente, además de conseguir sacar adelante proyectos como la reforma del Jardín del Posío, será en realidad el servicio de limpieza, que estaba caducado, y se prorrogó en marzo de 2020 por dos años más para ganar tiempo y preparar la nueva concesión.

Termalismo y Turismo

Vuelve a llevarlo también Flora Moure, que tendrá que lidiar con un problema añadido. Las termas deterioradas tras 15 meses cerradas, se enfrentan ahora a una nueva ley de usos lúdicos de las aguas termales, que complican las reapertura. También la rehabilitación de las termas a A Chavasqueira, calcinadas hace tres años y sin avances a la vista. En Turismo le tocará reanimar un sector asfixiado por el COVID y retomar los programas promocionales en el exterior paralizados tras la ruptura del bigobierno hace ocho meses. A Jácome no le gustaba la feria Fitur.

Hacienda

La misma concejala del PP, Ana Fernández Morenza que consiguió aprobar los presupuestos de 2020 durante las mieles del bipartito PP DO, y después de un lustro prorrogados tendrá que hacer lo propio con los de 2021, o 2022, dado que el microgobierno Jácome no los presentó este año

Claro que Ana Morenza se quita de encima el área de Contratación, que ha querido llevar el propio alcalde, y para la que ya anunció la creación de una especie de “paraoficina” integrada por asesores de su confianza que serán los que decidan los contratos menores más ventajosos para el Concello y los publicarán en la web para conseguir las mejores ofertas . Una idea peculiar que tendrá que decir el PP si acepta le presenta “enmienda”.

Servicios Sociales

También se encargará de nuevo la popular Eugenia Díaz Abella. Se lo cede el concejal d DO Telmo Ucha que asegura que “todo le irá en perfecto orden”, señala este último y que la apoyará al principio “como hizo ella conmigo”. Tendrá que gestionar sin embargo la larga lista de petición de ayudas por la crisis de COVID y revivir el área de Igualdade.

Educación y RR HH

Al teniente de alcalde de DO, Armando Ojea, le vuelve a caer el aguinaldo de Recursos Humanos y tendrá que seguir lidiando con los delegados sindicales, en un pésimo contexto de relación con los funcionarios, marcado por las declaraciones del alcalde contra ellos. También revisar el capítulo de Personal de los presupuestos anulado por no haberlo consensuado con los sindicatos.

Seguridad ciudadana

Al concejal de DO Telmo Ucha le toca también seguir haciendo los deberes, y muchos en el área de Tráfico Seguridad Ciudadana y Policía Local que conserva. De él depende un plan de movilidad (PMUS) pendiente de ejecución y todo lo relacionado con los borradores de ordenanzas de ruidos, botellón así como el déficit endémico de plazas de Policía Local entre otras.

Cultura e Infraestructuras

El alcalde se ha quedado entre otras áreas con Infraestructuras. Aquí se concentran buena parte de sus promesas electorales, y sueños que insiste en llevar a la práctica. El principal las escaleras mecánicas que, con una partida millonaria tiene previsto instalar por la ciudad. Insiste en su parque acuático termal para Ourense, otro proyecto complejo y no dejará tocar por ahora el tema de Contratación, empeñado en defender, indica “la transparencia” de los contratos.

Una de las grandes dudas es qué pasará con Cultura. Hasta ahora era un cometido directo del alcalde, con la que, en parte debido a las restricciones del COVID, se ha generado una gran sima con determinados sectores culturales, por la suspensión de toda la programación, . pero también por las críticas a los “culturetas de extrema izquierda” , y sus ataques a todo acto que no que no ve rentable, para minorías y que no es populista.

Ruidos, Veladores, botellón

Otro de los caramelos, pero también de los quebraderos de cabeza, será tratar de renovar los servicios municipales que gestionan empresas privadas y están caducados. Ahí están el complejo servicio de abastecimiento de agua, en precario, pese a mover más de 6 millones al año. También los de la grúa y ORA, Ordenanza Reguladora de Aparcamientos. El contrato del transporte urbano y la flota de autobuses de Ourense lleva caducado desde 2015. El mencionado servicio de Limpieza de Ourense, con un presupuesto de unos diez millones al año que habrá que revisar al aumentar costes y zonas de actuación. El plan de semaforización también en precario y que incluirá por fuerza, una solución (posiblemente un sistema de cámaras) para controlar el acceso al casco viejo, al haber suprimido el sistema de cierre por pivotes. El problema además de los servicios caducados es que se ofrecen con medios, como los buses urbanos, obsoletos y muy deteriorados. Finalmente en el plano burocrático están sobre la mesa sin aprobar ordenanzas polémicas como las de ruidos, veladores o la del botellón.

Compartir el artículo

stats