Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un recorrido gráfico por 14 meses de crisis sanitaria y socioeconómica

Los antes y después en Ourense de la pandemia que transformó el mundo

Los antes y después de la pandemia en Ourense. // FOTOS: BRAIS LORENZO

Los antes y después de la pandemia en Ourense. // FOTOS: BRAIS LORENZO

El 8 de marzo de 2020 se confirmaba en Ourense el primer caso de coronavirus y, 14 meses después, el balance de afectados en la provincia alcanza la cifra de 15.564 personas contagiadas, de las que, por desgracia, 417 fallecieron. En más de un año de pandemia a escala global la transformación ha afectado a todos los órdenes de la vida y, con las particularidades y con una mayor apreciación de la naturaleza y del aire libre como valor de libertad, las restricciones han afectado tanto a las grandes capitales como a municipios y pueblos más pequeños.

De las calles vacías tras la declaración del primer estado de alarma, el 14 de marzo de 2020, con patrullas de policías y de militares que en muchas ocasiones recorrían el vacío, a la recuperación de la vida en el espacio público. Primero, a partir de mayo de 2020, con las salidas por franjas horarias, con una mayor libertad durante el verano y con la vuelta a las restricciones a lo largo de la segunda y de la tercera olas, durante el otoño e invierno, en las que los toques de queda establecieron una hora límite para poder permanecer en la calle.

Con la caída del estado de alarma el pasado 9 de mayo, tras seis meses de vigencia, la afluencia ha aumentado en la vía pública así como en el otro lugar fundamental de encuentro: la hostelería. Tras soportar cierres y restricciones durante dos olas de esta pandemia, los bares y restaurantes han visto cómo la actividad ha regresado a un nivel positivo con esta reciente desescalada.

El virus no ha desaparecido, su amenaza sigue presente, pero los pasos hacia el final del túnel dejan estampas cada vez más parecidas a las que añoramos, gracias al esfuerzo de los sanitarios y la ciencia de las vacunas. Esta serie de fotos de Brais Lorenzo narra el año que hemos vivido.

De la tragedia al alivio en los geriátricos

Desinfección en la residencia San José de Rairo (Ourense), en la primera ola. // BRAIS LORENZO

Una trabajadora con una mujer mayor, en el mismo lugar de la residencia, este año. // BRAIS LORENZO

Confinamiento en casa, desescalada por horas, cierres perimetrales y toques de queda. Bares cerrados. El espacio público con un uso limitado. La pandemia nos alejó de los otros y de la calle y de las barras.

La calle del Paseo, casi vacía en el primer estado de alarma. // BRAIS LORENZO

Sin toque de queda ni cierre perimetral, la afluencia en la calle aumenta. El Paseo, un año después. // BRAIS LORENZO

La pandemia se ha cobrado 417 vidas en Ourense hasta el momento

Un sacerdote en el cementerio de Melias (Pereiro de Aguiar), en la primera ola. // BRAIS LORENZO

Una pareja pasea con un carro de bebé junto al cementerio, en 2021. // BRAIS LORENZO

Los bares que perdimos y recuperamos

Un hombre consumiendo una cerveza mientras Pedro Sánchez anunciaba la declaración del estado de alarma, en marzo de 2020. // BRAIS LORENZO

Un grupo de hombres juega a las cartas en el mismo bar, con precaución, un año más tarde. // BRAIS LORENZO

Compartir el artículo

stats