Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crece la presión en UCI y ya es necesario ocupar uno de los quirófanos habilitados para críticos

La unidad atiende a 45 pacientes: 20 COVID y 25 con otras patologías o que ya han superado el virus | Con el ingreso del paciente 20 la unidad se ha expandido al área quirúrgica, que dispone de 9 camas ampliable a 12

Personal sanitario atiende a un paciente en la unidad de críticos del CHUO. | // BRAIS LORENZO

Quirófano habilitado para expandir el servicio UCI. | // FDV

La evolución de la tercera ola de la pandemia en la provincia de Ourense sigue a la baja en el número de casos activos de COVID-19 pero la hospitalización ofrece malos datos, con un incremento de la carga asistencial (157 pacientes en cama convencional al mediodía de ayer) y nuevos ingresos en la unidad de críticos del CHUO, lo que ha obligado al Sergas a avanzar una fase más en el plan de contingencia y expandir el servicio al área quirúrgica, donde ya hay tres quirófanos con tres camas cada uno preparados para atender a los enfermos que presentan complicaciones. Durante la madrugada de este lunes se produjeron dos nuevos ingresos y ya son 20, lo que sitúa este servicio al límite y en cifras similares a las registradas en abril.

Hasta hace una semana, la situación en UCI se mantenía estable, pero en los últimos días se ha intensificado la actividad, cumpliéndose las previsiones de los profesionales sanitarios, ya que, por lo general, el empeoramiento de los pacientes se produce cuando ya llevan una semana o diez días ingresados en planta.

La directora de procesos asistenciales del CHUO, Mar Vázquez, explica que desde el pasado miércoles se observa un crecimiento “lento pero mantenido” y llegado el paciente número 20 ha sido necesario activar el nuevo dispositivo.

En las unidades actuales de UCI y Rea hay 21 camas, pero dos se mantienen bloqueadas para sospechas mientras no se produce la confirmación diagnóstica que los clasifique como positivos o negativos. Por tal motivo, los dos últimos ingresos se han realizado ya en dos de las camas habilitadas en uno de estos quirófanos. De esta manera, son 12 los pacientes críticos ingresados en Rea, 6 en UCI y dos en el bloque quirúrgico atendidos por el personal de Medicina Intensiva y Anestesia y Reanimación.

Las nueve camas habilitadas en el bloque quirúrgico, explica Mar Vázquez, “están preparadas desde hace 15 días esperando no tener que utilizarlas pero finalmente ha sido así”. Esto no supone ningún problema asistencial, matiza, ya que el equipamiento es similar y el personal es el mismo. “Desde el punto de vista médico serán atendidos por facultativos de la UCI y en enfermería por el área experta en críticos”.

Desde el área sanitaria confirman que el CHUO mantiene su capacidad asistencial y que por el momento “no se prevén traslados a otros centros”. De hecho, apunta Mar Vázquez, todavía hay un cuarto quirófano del que se podría disponer si se complica más la situación, llegando a un total de 12 camas en el área quirúrgica.

Lo cierto es que la ocupación de la unidad de críticos es aún mayor, ya que cuentan también los que han ingresado por otros diagnósticos y los COVID que ya están desaislados porque son negativos pero continúan en estado grave. Este lunes, a los 20 críticos con positivo en coronavirus se sumaban otros 25 en la denominada “área limpia”, un total de 45.

La situación, explica la directora de procesos asistenciales, se parece más al pico de ingresos del mes de octubre que a la primera ola, cuando el número de ingresos por otras patologías era muy inferior. En octubre se llegó al paciente 19 pero, aunque estuvo a punto, no fue necesario activar el área quirúrgica.

Por eso, desde la unidad de críticos miran muy de cerca la situación en hospitalización convencional, ya que gran parte de los pacientes que reciben son enfermos ya ingresados que sufren un agravamiento de su cuadro clínico. Al finalizar el turno de mañana de este lunes había 136 pacientes en planta del CHUO, 12 en O Barco y 9 en Verín. “157 es un número demasiado alto, todavía seguirán saliendo pacientes que empeoren y necesiten la atención en críticos”. Si bien el ritmo de hospitalización es menor y los casos activos siguen bajando, todavía pueden pasar 10 días hasta que la UCI note mejoría, apunta Vázquez.

Lo que suceda en los próximos días es clave y el área sanitaria pone el foco en el Entroido. “Me dan miedo los carnavales; la tradición ourensana es muy fuerte y esperamos que el sentido común venza ese ‘tsunami’ que nos puede hacer empeorar en muy pocos días cuando todavía no hemos recuperado la presión hospitalaria. Rogamos encarecidamente una actitud responsable a toda la sociedad, porque si no esto va a ser tremendo”, clama.

Bajan los contagios: 43 positivos nuevos en 24 horas

La bajada de los casos activos mejora la situación en el área sanitaria pero todavía son 2.096 las personas que están contagiadas de coronavirus, de las que 1.915 se encuentran en su domicilio, bajo seguimiento del personal médico de los centros de salud. Que la caída de la incidencia haya cogido velocidad se debe al incremento del volumen diario de altas, 186 este domingo, y a una ralentización de los nuevos contagios. En las últimas 24 horas se confirmaron 43 positivos por PCR, una cifra muy por debajo de las que se venían registrando en los últimos días de enero, fechas en las que se llegaron a superar los 200 casos nuevos en solo 24 horas. La capital de As Burgas mantiene la desescalada de casos activos a buen ritmo. Ayer 30 menos y el total baja a 757, muy lejos de los 1.023 que llegó a registrar el 1 de febrero. La situación también mejora en las localidades con mayor incidencia en esta tercera ola. En Xinzo, que inauguró en esta etapa las restricciones más duras y llegó a rozar los 250 casos, tenía ayer 84. En Verín son 82, en Barbadás 63, O Barco arrancó la semana con 53, Celanova con 44 y O Carballiño 104. Este municipio, que arrancó el año con 9 casos, ha multiplicado por 12 su incidencia. Con el objetivo de frenar los contagios, hoy se realizará un cribado en el que participan también vecinos de Maside (25 casos) y Punxín (6). Hay 2.000 vecinos convocados.

Crece la presión en UCI y ya es necesario ocupar uno de los quirófanos habilitados para críticos

Crece la presión en UCI y ya es necesario ocupar uno de los quirófanos habilitados para críticos

“Me dan miedo los carnavales, podemos empeorar en muy pocos días cuando todavía no hemos recuperado la presión hospitalaria”

Mar Vázquez - Directora de procesos asistenciales

decoration

Compartir el artículo

stats