Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cura en el Xurés tras el fuego “para paliar una mayor degradación de esta joya natural”

La Hidrográfica Miño-Sil recupera una parte de las 2.000 hectáreas arrasadas en Lobios

Visita a la zona devastada por el fuego en Lobios. | // FDV

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS), José Antonio Quiroga, y el subdelegado del Gobierno en Ourense, Emilio González, acompañados por la alcaldesa de Lobios, María del Carmen Yáñez, visitaron ayer el avance de los trabajos de restauración de la Serra do Xurés, una zona devastada por el incendio que afectó a más de 2.000 hectáreas de este municipio, en septiembre. La inversión prevista supera los 110.000 euros y hasta la fecha han sido ejecutados 130 tramos de albarradas de piedra y 30 de madera, 50 tramos de fajinas de troncos y ramas, y se ha procedido a la limpieza de troncos, árboles y rastrojos.

Para el presidente de cuenca se trata de una “actuación de emergencia en el Parque da Baixa Limia, Serra do Xurés para tratar de paliar y evitar una mayor degradación de esta joya natural y paisajística” , y en una zona montañosa “con fuertes pendientes donde se ha reducido drásticamente la cubierta vegetal, por lo que el efecto erosivo laminar por las laderas provocará importante flujo de líquidos y sólidos hacia los cauces, con la consiguiente degradación de los ecosistemas fluviales, además de problemas por arrastres y tapones en infraestructuras y poblaciones aguas abajo de la zona quemada”.

Quiroga apunta que “trabajamos contra reloj para reducir la erosión y el transporte de suelo fértil, generando al mismo tiempo microhábitats que permitirán el desarrollo de vegetación futura, y reducirán la carga de sólidos hacia los cauces principales”.

Erosión y arrastre de cenizas

El incendio del pasado mes de septiembre provocó un grave daño ambiental al Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés en una superficie aproximada de 2.000 hectáreas, dentro de los Montes Vecinales en Mano Común de Serra de Lobios y Nichos y Serra do Xurés, por lo que la Confederación Hidrográfica programó actuaciones urgentes para la restauración de la zona, centradas en cauces y torrentes, con el fin de frenar la erosión laminar y reducir la sobrecarga de cenizas y suelo fértil hacia los cauces.

Las actuaciones consisten en la ejecución de fajinas de ramas, sujetas con rollizos de madera quemada, en zonas próximas a cárcavas, torrentes y regatos; asimismo, se construyen albarradas (pequeños muros de retención) con madera quemada y/o piedras en cárcavas y torrenteras, y “todo ello ayudará a frenar el transporte de sedimentos, estabilizar el lecho y los márgenes, y disminuir la energía potencial del agua y, por tanto, su poder erosivo. Ambas actuaciones se ejecutarán dentro del perímetro del incendio, centrándonos en zonas de cabecera y de mayor afección”, explica José Carlos Bueno, técnico de la Comisaría de Aguas.

La previsión de la CHMS es la ejecución de un millar de tramos de retenciones naturales, más de 4,5 kilómetros lineales, la realización de cortas, resalveos y podas selectivas, especialmente en las inmediaciones de las infraestructuras de paso, eliminando los pies muertos y aquellos con estabilidad comprometida o que invadan el centro del cauce, y que se ejecutarán tanto dentro del contorno del incendio, como aguas abajo de éste. Los trabajos son ejecutados por tres brigadas forestales en colaboración con las Juntas de los Montes Vecinales en Mano Común de Serra de Lobios y Nichos y Serra do Xurés.

Compartir el artículo

stats