Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las visitas y salidas de residentes están restringidas en 28 centros sociosanitarios

Todo el personal y los usuarios del centro de mayores de Arnoia ha dado negativo en las pruebas practicadas tras el positivo de una trabajadora

El temor a la transmisión del Covid-19 crece en las residencias y centros sociosanitarios de la provincia ante el aumento de los contagios. Son ya 28 los equipamientos que han restringido tanto las visitas como los accesos y salidas de residentes al exterior.

Actualmente no hay ningún usuario contagiado pero sí tres trabajadores han dado positivo en las últimas fechas. Uno en la residencia DomusVi de Barra de Miño (Coles), otro en la residencia de discapacidad As Flores, de Ourense, y una tercera en Nosa Señora do Socorro (Arnoia). En esta última, confirmada esta misma semana, el Sergas realizó este jueves un cribado masivo entre el personal y los residentes que arrojó un pleno de resultados negativos. Así lo confirmaron ayer tanto desde la Fundación San Rosendo como desde el área sanitaria de Ourense. En total se realizaron 159 PCRs: 90 a usuarios y 69 a trabajadores.

20 municipios

Con todo, la residencia se encuentra entre el largo listado de centros sociosanitarios que se han blindado ante la creciente incidencia del coronavirus. En total son 28 repartidas en 20 municipios. Además de la de Arnoia, también han restringido las visitas y salidas cuatro residencias de la ciudad de Ourense vinculadas al brote social de Mariñamansa. Son Nuestra Señora de la Esperanza, Virgen Blanca, Santa María y personas con discapacidad Domingo Gómez Freire.

En O Carballiño, donde actualmente hay cuatro brotes activos con al menos 18 afectados, han cerrado sus puertas a las visitas las residencias Hermanos Prieto, Personas con dependencia, Geriátrica As Caldas y la dedicada a personas mayores con autonomía.

En Barbadás, donde continúan vigentes tres brotes con 15 afectados están restringidas las visitas y las salidas en las dos residencias de mayores DomusVi y Nosa Señora dos Miragres. La residencia Santiago Apóstol, de Vilamarín, municipio en el que hay 18 afectados por un brote, también está cerrada.

En Avión, donde ya había un brote activo se ha sumado otro esta misma semana con cuatro afectados. En este municipio ya estaban restringidas las visitas en la residencia Alvetus y así continúan. Lo mismo ocurre en la de Beariz, municipio que registró el primer brote de coronavirus en Ourense desde que se inauguró la "nueva normalidad". Este foco ya quedó desactivado, pero la residencia sigue blindada.

Tampoco reciben visitas los mayores de la residencia de Bande, y sigue cerrada la Ansuiña de Baños de Molgas, aunque el brote que había en este concello ya está inactivo. Lo mismo ocurre con el Fogar Residencial de Vilar de Barrio, que sigue cerrada pese a que ya no hay brote.

También restringen las visitas la residencia para personas mayores de Chandrexa de Queixa y Esgos, así como la Nosa Señora do Viso de Lobeira. En Maside son dos los centros cerrados, la Casa Grande y el Fogar Residencial de Dacón.

En Melón, donde recientemente se detectó un brote que afecta a tres personas, está blindada la residencia Santa María. Tampoco recibe visitas Virxe da Clamadoira, de Muíños; Tercera Edad de A Pobra de Trives; Geriátrica San Cosme, de Rubiá, y las de mayores de Viana do Bolo y Vilardevós.

Compartir el artículo

stats