Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El catamarán vuelve a la Ribeira Sacra

Las embarcaciones recorren desde ayer el Cañón del Sil y la ruta entre Os Peares y Belesar - El aforo se ha reducido al 50% y es obligatorio el uso de mascarilla

Turistas en uno de los viajes en catamarán que ayer inauguraron las rutas por el Sil.

Turistas en uno de los viajes en catamarán que ayer inauguraron las rutas por el Sil. // Iñaki Osorio

Con mascarilla y el aforo de las embarcaciones a la mitad de su ocupación máxima, los catamaranes vuelven a navegar por los ríos Sil y Miño. Ayer arrancaron las rutas fluviales desde los embarcaderos Ponte do Sil y Belesar, situados en la parte lucense, y el próximo 20 retoman la actividad las que parten de Luíntra, en Nogueira de Ramuín.

El tiempo desapacible no frenó el ánimo de los turistas en Ponte do Sil, que llegaron con ganas subirse al catamarán y disfrutar de uno de los paisajes más espectaculares de la Ribeira Sacra, territorio que opta a la clasificación de Patrimonio Mundial de la Unesco.

La ruta por aguas del Sil recorre una de las partes más profundas del cañón y permite disfrutar desde otra perspectiva de los viñedos cultivados en bancales propios dela conocida como viticultura heroica. El catamarán llega hasta el Mosteiro de Santa Cristina de Ribas de Sil y regresa al punto de partida.

Este recorrido, al igual que el que discurre por el embalse de Os Peares y el meandro conocido como Cabo do Mundo, en el río Miño, pueden realizarse desde ayer con diferentes horarios. El del Cañón del Sil realizó cuatro rutas, dos por la mañana y dos por la tarde, reuniendo a más de medio centenar de turistas.

Entre ellos Daniel, de O Courel, que llegó con un grupo de 14 personas entre adultos y niños. Tras el confinamiento se reunían varias familias de amigos del municipio lucense y Santiago de Compostela, y propusieron disfrutar nuevamente de la compañía con una excursión. "Nos pareció buena idea recorrer el Sil en catamarán, algunos ya habíamos hecho la ruta pero otros no, así que nos animamos y aquí estamos", apunta Daniel, que realizó la ruta de las 17.30 horas.

Entre las medidas de protección por la alerta sanitaria se incluye el uso obligatorio de mascarilla, así como la desinfección de manos antes se subirse a la embarcación y mantener la distancia social.

Compartir el artículo

stats