Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Óscar González ofrece 5.700 euros al mes al Concello por la cafetería "la pajarera", cuyo canon era de 0,60 euros/año

"Creo que es un buen local y aunque la inversión es elevada es el establecimiento ideal para dar a conocer mi marca de café", indica el empresario que ofreció la puja más alta, 69.000 euros anuales-

Óscar González. // FdV

Óscar González. // FdV

El empresario ourensano Óscar González Álvarez es el que ha realizado la puja más alta al Concello (ofrece en torno a 5.700 euros al mes) en el concurso para la gestión de la cafetería conocida popularmente como "la pajarera", ubicada al lado del antiguo hotel San Martín, frente a los 0,60 euros anuales que estaba pagando al Concello la anterior concesionaria, que gestionó esta cafetería municipal hasta 2018, y lo hizo bajo el nombre de La Central, el mismo que figura todavía en el rótulo. La propuesta de la plica presentada por Óscar González asciende a 69.000 euros más IVA, es decir, 12.000 más de lo que pedía el Ayuntamiento y por tanto es el que tiene más opciones de quedarse con la concesión. Las otras dos ofertas que se presentaron fueron de 68.389 y 63.162 euros, respectivamente.

"Estamos tremendamente satisfechos", señaló el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, por los resultados de esta licitación, ya que el nuevo contrato multiplicará por 100.000 los ingresos que le reportará al Concello".

Añadió que "sacamos una licitación estableciendo unas condiciones en las que yo personalmente me involucré. Se decía que iba a quedar desierto y para nada", dijo.

Por su parte, Óscar González explica que tiene ya experiencia en el mundo de la hostelería, con algún local en marcha, entre ellos una bolera en la zona del campus, es el gerente de la firma Ourenjuegos, y además desde hace unos años gerente de una marca de cafés.

La hostelería local había calificado de exageradas las pretensiones del Concello de conseguir una adjudicataria por 4.700 euros al mes de canon, y solo 5 años de concesión no prorrogables, un plazo insuficiente, decían, para cubrir el gasto en arreglo del local, que quedó en muy malas condiciones.

Óscar González reconoce que "es una inversión elevada, pero ya tengo otros locales de hostelería, tengo experiencia en este sector, en el de los recreativos y la ubicación de la cafetería es muy buena, tiene prestigio y es el mejor local para servir Cafés Miño, mi propia marca, y darla a conocer entre los ciudadanos", explica.

Compartir el artículo

stats