Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Varias asociaciones se unen para pedir la actuación urgente del Concello

Colectivos vecinales y animalistas alertan de riesgo sanitario al aparecer de nuevo cebos con alfileres

-Otro trozo de carne como el que causó la muerte a un perro la semana pasada apareció en la Plaza 1.000 -Este parque interior de una urbanización de O Vinteún es zona de juegos de muchos niños, también en riesgo

Colectivos vecinales y animalistas alertan de riesgo sanitario al aparecer de nuevo cebos con alfileres

Colectivos vecinales y animalistas alertan de riesgo sanitario al aparecer de nuevo cebos con alfileres

La aparición este fin de semana de un nuevo cebo de carne con alfileres en un parque público, la Plaza 1.000 de Ourense, en el barrio de O Vinteún, una trampa similar a la que causó la muerte a un perro el día 29 en otro barrio de la ciudad, ha movilizado a colectivos vecinales, animalistas y a asociaciones de propietarios de mascotas como Apmou, que urgen al Concello que extreme la vigilancia policial. Demandan que se recurra incluso a la Policía Autonómica, pues se trata ya "de una alerta sanitaria", al aparecer este último cebo en una zona en la que juegan también niños de corta edad, que pueden llegar a ingerirlos.

Ayer la Agrupación de Asociaciones de vecinos del Rural 'Miño' se hacía eco de esta nueva aparición de un cebo envenenado, y además en la acera del parque interior de una urbanización con cientos de vecinos, muchos de ellos propietarios de mascotas.

"Nos sumamos a esta petición para que se refuerce la vigilancia tras la aparición de este nuevo cebo, un hecho que requirió la intervención de la Policía local y que ha generado mucha preocupación en la zona", indica Agrupación Miño.

Desde la Asociación Rúa de O Vinteún apoyan también las reivindicaciones de otro colectivo de vecinos, el de As Termas, tras la aparición en esa zona ribereña habitualmente de cebos envenenados o con alfileres, algo que está causando preocupación entre los cientos de personas que salen con sus mascotas a pasear por este entorno del río.

Lorinda Fernández, presidenta de la Agrupación Miño, que integran una veintena de asociaciones de la ciudad, advierte de que "no podemos permitir que estos hechos sigan impunes, por eso estamos coordinando con la Asociación de propietarios de mascotas APMOU y con otros colectivos, esa petición para que se intensifique la vigilancia policial".

El problema empezó a producirse hace ya varios años de forma muy ocasional, pero en los últimos meses la persona o personas que dejan estos cebos en zonas de paseo de mascotas, y otras cada vez más céntricas como Plaza 1.000 están aumentado el número de acciones, de un delito que según Libera advierte es un 'ilícito penal'.

Según apunta esta organización animalista, "esta práctica es constitutiva de delito, y está recogida en el artículo 336 del Código Penal con penas de prisión de cuatro meses hasta dos años".

Penas que, si se da con el autor "se podrían completar con un delito de maltrato animal, que contempla estas penas hasta los 18 meses y posible pena de inhabilitación especial de tres meses a un año para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales", indica Libera.

Esta asociación avanza que trabajará esta semana para elevar al pleno de Ourense una iniciativa en la que se detallen posibles actuaciones, entre ellas un refuerzo de la Policía Local y Autonómica vestidos de paisano.

Compartir el artículo

stats