Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dejan libre a un ladrón pillado en un centro de salud días después de ser detenido por robar en Fátima

El detenido, luso con 15 arrestos previos, cayó en marzo por entrar en varias iglesias y en el mismo ambulatorio

C. S. E., un hombre de nacionalidad portuguesa y 56 años, volvió ayer al juzgado, se acogió a su derecho a no declarar y quedó en libertad. Lo investigan como presunto autor de un nuevo robo en el centro de salud de A Cuña, en el barrio ourensano de Mariñamansa. La semana pasada ya había sido detenido por ocultarse en la iglesia de Fátima para apoderarse del dinero de los cepillos, según confirmó ayer la comisaría. En marzo ya había caído por seis robos con fuerza en el interior de Iglesia, en el mismos centro de salud y por una tentativa de robo con fuerza en una librería. Tras la última detención, acumula ya un total de 16.

El sospechoso fue detenido en pleno delito. Se encontraba en el interior del ambulatorio después de haber forzado una de las puertas de emergencia de la primera planta. Lo pillaron agentes de Seguridad Ciudadana de la comisaría ourensan, la madrugada del viernes.

Se ocultó bajo una camilla

Los policías iban de patrulla y observaron desde el exterior que las luces del centro de salud estaban encendidas. Al levantar una persiana, los policías vieron a un hombre deambular por el interior, tumbándose en el suelo a modo de ocultación debajo de una de las camillas.

La Policía entró una vez que el personal de mantenimiento abrió la puerta. Revisaron la planta baja y se encontraron un despacho de urgencias cerrado donde estaba el ladrón. Tras un diálogo insistente, el hombre abrió la puerta. Llevaba un destornillador de grandes dimensiones y una tijera metálica, así como un cuchillo de cocina escondido en el calcetín de una pierna, más un móvil que no era de su propiedad.

Compartir el artículo

stats