Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lucha de Castrelo de Miño

Alonso Montero y Méndez Ferrín utilizaron el homenaje a Celso Emilio Ferreiro del Hotel Roma como caja de resonancia política

Manuel Peña Rei, Arturo Reguera, Xesús Alonso Montero y Ricardo Gurriarán en el Liceo. // Brais Lorenzo

El conflicto se inició en mayo de 1966, cuando se planteó la construcción del embalse de Castrelo de Miño, anegando uno de los valles más singulares y más fértiles de Galicia, por lo que el régimen de Franco se encontró con la firme oposición de los agricultores afectados.

La Unión do Pobo Galego (UPG), representada por Xosé Luís Méndez Ferrín y Luís Soto, y el Partido Comunista (PC), por Xesús Alonso Montero y Anselmo Hoyos, llegaron al acuerdo de utilizar el homenaje realizado a Celso Emilio Ferreiro el 15 de mayo en el Hotel Roma, diez o doce días antes de que se marchara para Venezuela, como "caja de resonancia para denunciar la situación que le creaba el jefe de Fenosa, Don Pedro Barrié de la Maza, a los labradores de Castrelo de Miño y al conjunto de la economía gallega, porque inundaron vegas muy fecundas de nuestra geografía, y eso desgraciadamente ya no tiene remedio", recuerda Montero.

"Nuestra argumentación es que, si el embalse lo hicieran un poco más abajo, sería más caro, pero no inundaría más que unas rocas y cuatro cabras. Pero era la dictadura y Franco estaba muy atado por Pedro Barrié de la Maza, porque Pedro Barrié de la Maza financió la Guerra Civil, a favor de Franco", indicó el presidente de la Real Academia Galega.

Xesús Alonso Montero y Hoyos, en representación del PC, y Luís Soto y Xosé Luís Méndez Ferrín, de la UPG, se reunieron dos semanas antes en el despacho del abogado republicano Amadeo Varela -defendía a varios labradores de Castrelo de Miño-, para organizar la logística y la estrategia de cómo debía ser el acto. Alonso Montero recuerda que Luís Soto pagó un autobús, que vino lleno de estudiantes de Santiago, y gran parte de la intelectualidad gallega se sumó al acto. "Fue la primera vez que se realizó un acto literario, que no fuera iniciativa del galleguismo o de Galaxia. Algunos hombres de Galaxia no participaron, porque sabían que habían emergido otras fuerzas, para vincular la literatura a la realidad social y a la realidad política. Y allí se dijeron cosas muy serias, amparados todos por el gran Ramón Otero Pedrayo, que habló del 'feudalismo hidroeléctrico de Fenosa'". También tomaron la palabra Xosé Luís Méndez Ferrín, Alonso Montero, Manuel María, Antonio Tovar, Luís Soto, Albino Núñez, Castroviejo y Celso Emilio Ferreiro, entre otros. Por parte de los estudiantes hablaron, en nombre de la UPG, Arturo Reguera, el autor del libro "Castrelo de Miño, loita, represión, espolio, desastre ecolóxico, desastre humano" que se presentó ayer en el Liceo. Por parte del PC, también participó la estudiante de medicina Josefa Román Costa. En la actualidad es médica jubilada.

Arturo Reguera explica que escribió el borrador del libro con las memorias que él tenía sobre la lucha de Castrelo de Miño, que enriqueció con noticias que aparecieron en los medios de comunicación y en libros, como las Memorias de José Arias, publicadas también por la Fundación 10 de Marzo.

Reguera destaca que el valle de Castrelo de Miño era "un ecosistema único que quedó anegado, por lo tanto es evidente que ha sido un desastre ecológico, pero también humano".

Compartir el artículo

stats