Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alberto Barciela

Fitur, regresa el turismo

FITUR 2022 se puede calificar ya como la Feria del vislumbre, de ver la luz al final del túnel, de la esperanza, si se quiere.

La 42ª edición de la Feria Internacional de Turismo, que ha ocupado 56.700 metros cuadrados, ha congregado en Madrid a 6.933 empresas y 600 expositores de 107 países, y a unos 60.000 visitantes, la mayoría profesionales. Los datos ilustran sobre la relevancia de la primera industria del mundo y también acerca de las ganas y necesidad de reactivar la riqueza y el empleo que de ella se derivan.

Se han hecho negocios. Ha sido un evento muy profesional, al que han regresado las colas. Han variado, eso sí, las estancias medias en la capital de España, muy lejos de los llenos absolutos de los alojamientos de otras ediciones prepandémicas. Cada cual ha ajustado su presencia a la prudencia que ha estimado, y así debe respetarse, pero ha estado en general toda la familia turística, con alguna falta significativa de la industria privada, pero quizás es que el modelo de hacer negocios ha variado.

Ha habido una actividad muy significada en los destinos nacionales, menos en los intermedios y muy flojos todavía en la larga distancia.

"En esta crisis el sector turístico se ha hecho más visible, más maduro, todavía más serio y comprometido, ha sabido estar a la altura"

decoration

Las autonomías, diputaciones y ayuntamientos han hecho un esfuerzo muy singular.

Cada uno ha sabido asumir lo que debía hacer y todos siguen entendiendo muy bien que aunque no estamos a pleno rendimiento, sí avanzamos con paso firme, preparándonos para afrontar cuanto antes la deseada normalidad de la principal industria española.

El sector se ha reencontrado en plenitud en los Foros previos de HOTUSA, EXCELTUR o Conferencia Iberoamericana de Ministros de Turismo –CIMET– de NEXO, que ha cumplido con brillantez sus bodas de plata reuniendo nada menos que a 16 máximos mandatarios de la industria del viaje y a los máximos empresarios mundiales.

Los negocios, con toda la prudencia necesaria, se han planteado de nuevo mirándose a los ojos, con perspectivas cada vez más optimistas respecto a la recuperación que, si no hay mayores sorpresas, parece que se producirá a partir de la próxima la primavera, con algún nuevo pico de una pandemia que ya se tornará cada vez más en algo similar a una gripe.

En esta crisis el sector se ha hecho más visible, más maduro, todavía más serio y comprometido, ha sabido estar a la altura de las circunstancias más duras, más exigentes y más cabales. Si en el futuro hay que afrontar nuevas crisis se hará también con mayor fortaleza. Muchos han quedado en el camino, pero los que han resistido son mejores y juntos lo seremos aún más.

Llegan nuevos tiempos, habrá que seguir hablando con criterios profesionales, con planes concretos para las demandas de una economía circular plenamente eficiente, con soluciones de conectividad, hubs aéreos, desestacionalización, etc. Las ayudas europeas han de servir para todo eso.

*Periodista. Miembro de la Mesa Nacional de Turismo

Compartir el artículo

stats