Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Pérez Novo.

El poder de la decisión y la disciplina

Todas las personas deseamos ser felices. Alcanzar momentos de felicidad y conseguir objetivos es nuestra máxima aspiración. Ahora bien, el asunto nos resulta complicado porque desconocemos las claves para lograrlo.

Y todo porque, en líneas generales, no nos las han enseñado. Incluso lo han hecho de forma errónea. Por ejemplo, ¿sabe cuál es el mayor engaño del éxito? Pues sencillamente la creencia de que sea una cumbre a escalar, una cosa que se posee, un resultado que se alcanza de una vez por todas. Si queremos triunfar y conseguir todos los resultados que nos hemos propuesto, debemos concebir el éxito como un proceso, un estilo de vida, un hábito mental, una estrategia permanente. Uno ha de saber con qué cuenta y, por supuesto, cuáles son los escollos del camino. Debemos ser capaces de utilizar nuestro poder, de una manera responsable y considerada, si queremos disfrutar de la verdadera riqueza y de la auténtica felicidad.

"Si queremos triunfar, debemos concebir el éxito como un proceso, un estilo de vida"

decoration

Todo lo que hagamos tiene que ser beneficioso, no solo para nosotros, sino también para los que nos rodean. Además, tenemos que estar centrados en nuestra meta, en nuestro deseo. Dejar de prestar atención a lo que tenemos y no nos gusta. Por el contrario, vivir con la idea del éxito, convertirnos en la persona que deseamos, sentir que somos lo que queremos ser o hacer lo que anhelamos, es lo que debe priorizar en nuestras vidas. A lo largo del camino, nos encontraremos con un sinfín de dificultades que no deben preocuparnos, porque sabemos que dentro de cada problema o dificultad que experimentamos existe la semilla de una ventaja o beneficio mayores o equivalentes. No hay fracasos. Solo resultados. Estas son creencias muy poderosas. De hecho, un problema, un error, es un gran regalo para aprender. Es muy positivo que lo veamos así. Aunque nos lleve su tiempo. Que tampoco importa. Porque sabemos que todo es difícil antes de ser fácil. Como también que podemos aprender cualquier cosa que necesitemos para alcanzar los objetivos que establezcamos para nosotros mismos. Los seres humanos nos caracterizamos por nuestra capacidad para ello. Solo nos queda identificar qué conocimiento, habilidad o creencias necesitamos para llegar a la cima.

Por eso, solo necesitamos decisión, una mentalidad positiva y, por supuesto, disciplina, ya que sin esta la decisión es el comienzo del desengaño. Sin embargo, la decisión acompañada de la disciplina obra milagros.

Compartir el artículo

stats