Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Olga Seco Seco.

Prefiero desintegrarme

Hay personas que a primera vista parecen grandes personas y con el tiempo nos damos cuenta de lo hipócritas que son. No todo el mundo es la luz clara de lo auténtico; pocos han sabido cultivar el encanto de elevar el espíritu y evolucionar con el pensamiento. En consecuencia: oposición y contradicción es lo mismo.

Es frecuente ver lo decorativas que son las palabras. Junto a ellas (opinión subjetiva) se adivinan muchas carencias. Muchos días, de forma inmediata y superficial, veo la contradicción de aquellos que no conciben la vida desde lo imperfecto. Creo que los que quieren quedar bien con todo el mundo, tarde o temprano, son el destino de lo olvidado. Tengo una conocida (sonrío) que me crispa los nervios. ¡No puede ser más postiza y falsa! A todo el mundo le chupa el culo; encontrarse con ella es un suplicio. No sé la razón, pero de forma inmediata, te dice: lo guapa qué eres, lo bien que hueles, lo mucho que te quiere y así (con abundancia) un montón de cosas más. Imagínense la potencia que tendrá su lengua para repetirlo tantas veces al día... Qué de personas son la forma superficial de la hipocresía. Sí, la misma que siempre usa los mismos esquemas y no se cansa. Lo humano (opinión subjetiva) no puede ser una comedia incoherente. Por lo visto hay muchos personajes vestidos igual. ¡Y todos interpretan la misma comedia!

Si para integrarme tengo que ser hipócrita y falsa, prefiero desintegrarme. ¿Y ustedes?

Compartir el artículo

stats