DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Touriño

Mirador de Lobeira

Antonio Touriño

Jugada de póker en el Puerto

Comandancia de Marina vs. Hotel en el Puerto. La jugada es tan magistral que dejó a los vilagarcianos con cara de póker. Queda levantar las cartas y descubrir si el alcalde va de farol y si el presidente del puerto sube o iguala la apuesta. Para eso estarán los croupieres de la mesa de negociación citados con urgencia por si acaso hay cartas marcadas.

Acaba de inventarse un Casino de altos vuelos políticos en el que el trueque se ha convertido en la nueva moneda de cambio para la gestión, una ficha que puede llegar a quemar a uno y a otro porque la inmensa mayoría de los ciudadanos esperan que las estrategias se acomoden a sus intereses, porque se juega el futuro de la ciudad. La apuesta no puede ser más alta.

Contado así pudiera tornarse frívolo pues, salvo por la foto que ilustró la reunión, el acuerdo parece que se adoptó en un antro lleno de humo y vasos de güisqui sobre tapete resobado verde.

Pues dicho de otro modo, el premio se lo lleva la banca porque hay muchos ciudadanos que ni quieren que la Comandancia de Marina sea un centro de salud ni que un hotel se interponga entre la ciudad y la playa, destruyendo el espectacular horizonte que aún se puede contemplar desde Vilagarcía.

Quizás es en lo que tengan que pensar los dos mandatarios al sentarse frente por frente en vez de hacer apuestas con el dinero de los ciudadanos. De momento faltan informes de expertos independientes que avalen una u otra solución aunque ambos proyectos lleven 25 años guardando polvo.

Sobre el centro de salud en el centro del pueblo ha habido más de una alegación tanto por el coste de su reconstrucción y reconversión de las viejas oficinas como por la falta de plazas de aparcamiento o por el hecho de que se dificulta la llegada de ambulancias que tendrían que atravesar un centro de la ciudad que aspira a ser peatonalizado.

Sobre el hotel, por mucho que se empeñe el puerto, en principio parece que ni es el momento pues no hay turismo debido a la pandemia ni tampoco parece el espacio adecuado para un negocio de estas características que, claro está, es un caramelo para muchas multinacionales del sector.

O sea que lo razonable es cubrir el tapete con argumentos sólidos en vez de naipes y explicar por qué esa tenacidad a la hora de defender esos proyectos sin ninguna alternativa.

La tardanza en desarrollarlos solo ha perjudicado a los vilagarcianos que sufren las carencias de un centro de salud como el de San Roque y que, a su vez, ven como se retrasan inversiones que podrían haber sido ejecutadas en zonas menos controvertidas como el frente marítimo, porque el urbanismo salvaje solo conduce a la miseria.

Vilagarcía tiene muchos espacios para albergar ambas infraestructuras en juego, una solución intermedia que ponga fin a la intransigencia que hasta el momento han demostrado.. Existen alternativas que deben ser estudiadas para que el premio lo disfruten de forma alícuota los vecinos.

Pero lo que trasciende, sobre todo, es que una institución y otra se han enrocado en sus exigencias por lo que solo el hecho de que se abra una puerta de diálogo y entendimiento puede ser una buena noticia, aunque sea en el momento más fulgurante de la timba.

Ahora queda solo que se descubran las cartas, saber el palo y color de los cinco naipes, aunque de momento pueda parecer que los que se pelean solo llevan una doble pareja. Queda por descubrir quien tiene la carta más alta ¡Hagan juego, señores!

Compartir el artículo

stats