Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tiempo de reflexión y buenos deseos

Y con estas nos vemos ya en la Navidad de verdad, la que tienen un significado propio porque, la "otra" ya empezó en el mes de julio con la venta de la lotería y desde finales de octubre con colocación de alumbrados y turrón en los escaparates. Y es momento de prepararse para ese significado de la Navidad que es como un punto y seguido en la vida de las personas, incluso en la de aquellas que con frecuencia aseguran que no son partidarias de la fiesta. Son días estos en los que uno se enfrenta a la nueva situación. Siempre falta alguien; siempre hay alguien nuevo; siempre se dispone uno a positivar su futuro más inmediato; siempre se hace recuento de lo vivido desde doce mese atrás, para darse cuenta de que ¡oh, Dios mío!, como corre el tiempo, si parece que los Reyes Magos aún salieron ayer para Oriente y ya están en marcha de nuevo. Sea como sea, es bueno el parón filosófico de la vida de cada quien, tanto de los que aman el significado de esta fiesta múltiple como de quienes la denostan porque, al final, se trata de reencontrarse otra vez con los propios y aprovechar para mostrar el mejor deseo para todos ahora y en el próximo año. Pues que así sea y ojalá que el ruido y tanta lucería no nos haga perder la verdadera intención de celebrar intensamente ese reencuentro y ese reconocer que todos somos necesarios para mejorar el mundo. Y si hoy no "toca".pues ¡que haya salud!.

El nombre del puerto

Compartir el artículo

stats