Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

tRIBUNA LIBRE

Para Mondina

Con el recuerdo de mi madre "Carmiña" y su deseo en mi mente, comencé en sueños a construir un "barquiño de pau de laranxo" para llevar en él mi corazón y una flor para mi bisabuela "A Mondina". Comenzó el mito del viaje en aguas atlánticas del Sur argentino y mágicamente llegaron a mis oídos los cantares de mi madre que decían "ondiñas veñen? ondiñas veñen e van..." y acechado por los anhelos más íntimos afloró la singladura y soplaron vientos de Rosalía impulsando las velas que susurraban "airiños, airiños aires? leváime a ela", y un día arribé a la ensenada de Bueu protegido de los vientos y en su ribera escuché voces que me decían: "atraca Eduardo y pon pie en nuestra tierra? que en la plaza de los recuerdos del pueblo de Bueu ya tiene su lugar A Mondina para que deposites allí la flor de amor que le traes".

Mi eterno agradecimiento al Sr. Alcalde y al pueblo de Bueu por ayudarme a cumplir el deseo de mi madre.

(*) Bisnieto, residente en Argentina

Compartir el artículo

stats