Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Personas, casos y cosas de ayer y de hoy

Reflexiones y sugerencias al día

No quiero reflexionar por ti. Hazlo tú mismo, te surgirán nuevas ideas y estas harán su propio camino, el tuyo. Nadie tiene derecho a pensar por ti. Yo tampoco quiero hacerlo. Cuestión distinta es que yo lea, reflexione por cuenta propia y lo lleve de nuevo a uno de estos sueltos, con mayor o menor originalidad, como simple punto de partida. En fin, unas cuantas reflexiones, consejos y sugerencias de siempre puestas al día. En cualquier caso, nadie puede estar en posesión de toda la verdad. Lo que sí se puede hacer es preguntar al que sabe más o recurrir a los textos originales. El equilibrio y la fuerza residen en saber estar entre los hombres, pensar y escoger lo que se prefiere y llevarlo a cabo, tratando de no molestar a los demás. Y es que no hay que ser un genio, simplemente ser quién eres. En fin, lo de otras veces, que no se dejen llevar y hagan lo que crean conveniente.

Vencedores y vencidos

No hay necesidad de vencer a nadie. No hay nada tan desagradable como una persona vencida. Al único que tienes que vencer es a ti mismo. Eso sí, para ello antes has de reconocer tus propios límites y tu ignorancia.

Vida y Metafísica

El ser humano es más que un animal, no se comprende sin recurrir a la Metafísica y la libertad que le confiere. Para muchos, la vida y el trabajo no tendrían sentido si en cada momento no tuviéramos presente la Eternidad.

Muerte

De vez en cuando es necesario recordar que nos hemos de morir, porque es así y hay que aceptarlo y saber morir. Mientras tanto disfruta de la vida, día a día, dado que tiempo para estar muerto te va a sobrar.

Reflexiona sobre lo que dijo Antonio Machado (Sevilla, 1875 - Colliure, 1939): "La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es, y cuando la muerte es, nosotros no somos". Y para los cristianos no hay miedo porque la muerte es el principio de la inmortalidad. Mas no hay prisas porque tenemos muchas cosas que hacer aquí para preparar ese camino. Cuando te levantes cada día por la mañana, piensa en el precioso privilegio de estar vivo, respirar, pensar, disfrutar y amar.

Sabiduría e ignorancia

El conocimiento da seguridad a uno mismo y confianza en los demás. Y es que la sabiduría es la que nos hace hombres; cuanto más conocimiento, más hombre serás. Cuanto menos sepas, más sospechas y envidias te despertarán los demás.

Desconfianza

Prefiero creer en un amigo o en un familiar y ser engañado, que vivir en la desconfianza permanente en los míos.

Problemas y venganza

Si algo te fue mal, no decaigas, llora si hace falta, nada se seca antes que las lágrimas, pero después sigue pues no hay problema que no solucione la constancia. Si los problemas te los creó otro, en lo posible cierra un ojo, sé indulgente, lo tendrás a mano para el futuro y le alejarás de odios y venganzas. Lo peor de la venganza es que no nos deja curar las heridas que nos han infringido. ¿Te han injuriado y quieres vengarte? Olvídate.

Poder

En tus aspiraciones has de tener cuidado al perseguir el poder, porque las altas responsabilidades conllevan cierta pérdida de libertad y riesgos proporcionados por terceros.

Virtudes

La discreción y la paciencia son buenos acompañamientos de todas las virtudes. Y no basta. El amor por los demás se compone del entendimiento cabal, confianza continuada y memoria que alberga el agradecimiento. En definitiva, reciprocidad y fidelidad.

Celos y envidia

El celoso no lo es por amor sino por amor propio. Es decir, un egoísta.

No seas envidioso, compárate contigo mismo y trata cada día de superarte. Cada cual es como es y si el que tienes al lado de ti es mucho o tiene más, es una suerte para ti y para él. Piensa que algún día te puede echar una mano.

Ley y Justicia

François de La Rochefoucauld (París, 1613 - 1680) afirmó que no hay amor a la justicia sino temor a la injusticia. Y es verdad.

La Ley no puede ni debe exceptuar a nadie, ha de ser implacable, como la muerte e igual para todos. Sin embargo, el juez ha de tener el libro para conocerla y el corazón para ejecutarla. Cuando se habla de Ley se habla siempre de benevolencia. ¡Cuidado! Benevolencia no es tolerancia de lo ruin y de lo necio, es exaltación de lo bueno y lo verdadero. Y, por supuesto, obediencia sin libertad y sin ley, dictada por quienes no han sido votados en democracia es esclavitud.

Trabajo en equipo

Si te consideras más inteligente que los demás, lo que es posible, camina despacio, paso a paso, para que te puedan seguir los que van detrás.

Si has de convencer a una persona para que se integre mejor en el grupo, procura que este siempre delante de ti y mírale con tanta intensidad e interés que sepas primero, el color de sus ojos y segundo, antes de que te conteste, lo que te va a decir. Si lo que te dice no te gusta, síguele mirando a los ojos, convencido de que aún no ha terminado, esperando a que siga hablando y sin decirle nada. Nunca te adelantes a hacer un comentario sobre lo que ha dicho, si aún no te convence. Tu silencio le obligará a decir algo más y, es posible, que a corregirse. Lo que no puede hacer es interrumpirle de ninguna manera, aunque lo estés deseando y te diga todo lo contrario de lo que esperabas. Si lo haces así lo desarmas; si haces lo contrario, el desarmado eres tú.

Antes de tirar la toalla

No digas nunca no puedo más, esto es inaguantable. Busca las soluciones porque siempre las hay. Después tendrás una compensación mayor, porque cuanto más dura es la prueba, mayor es la satisfacción por alcanzar la meta. Dicen, y es verdad, que de los grandes fracasos surgen los grandes éxitos. Y no vengas con lo de que te falta tiempo, la falta de tiempo se suple con mayor interés o quitándole tiempo a cosas de menor interés.

Ten paciencia y perseverancia, siempre habrá un momento en que se abra la puerta a un mejor futuro. Mientras, persevera y lo tendrás; por el contrario, si no eres constante, ni te darás cuenta.

Familia

No hay nada como la familia, en ella nadie queda atrás ni nadie se olvida. Gracias a la familia -y a esos amigos que son familia-, si la tenemos, nuca estaremos solos. Es nuestro seguro de vida en la tierra.

Descanso

Cuando te llega el descanso del fin de semana, reflexiona tu programa de la nueva semana que se abrirá después. Encontrarás en muchos casos las respuestas adecuadas a cada uno de tus problemas. Descansar no es no hacer nada, es realizar el fin de semana todo aquello que no fuimos capaces de llevar a cabo los restantes días.

Complacencia

Lo mismo que tienes y ahora desprecias, simplemente, mirándolo con otros ojos, puedes apreciarlo y motivarte. Hazlo, no busques nada nuevo, enfócalo de manera distinta, incluso puede causarte agrado.

Viajes

Lo bueno de viajar es que te permite llevar a otros lo que uno sabe y extraer de ellos nuevos conocimientos. Al viajar se aprende que "No hay tierras extrañas. Quien viaja es el único extraño" -lo expresó el novelista escocés Robert Louis Stevenson (Edimburgo, Escocia, 1850 - Valima, Sama, 1894)- porque no se viaja para escapar de la vida sino para que la vida no se nos escape. Vaya, que viajar es vivir, conocer a otros y aprender a mirar el futuro sin miedo. Después siempre hay que regresar, sería malo olvidar nuestro origen y lugar de vida, donde lo hemos conseguido todo.

Felicidad

Es una decisión diaria ser feliz, y como cualquier otro hábito, requiere el compromiso constante de que quieres serlo. Para conseguirlo, no estés en la espera permanente de las grandes cosas; aunque no renuncies a ellas, estas vendrán o no, así que disfruta de lo que tienes en el día a día; no sufras por lo que no tienes.

No podemos asegurar mejor nuestra felicidad que viviendo y muriendo en el servicio de los que lo necesitan. No es fácil, acaso sea de héroes, pero muchas mujeres y hombres lo han hecho y lo siguen haciendo; ayuda hoy a alguien y comprobarás la felicidad que experimentas.

Compañía

Un consejo: rodéate de gente que te ayude a ser la persona que quieres ser. Contigo han de estar los familiares y amigos con los que te sientas bien, sencillos, no complicados. Si es posible, pasa tu tiempo con gente agradable, que sea inteligente, emprendedora y con ideas afines. Las relaciones deben ayudarte, no hacerte daño. La vida es demasiado corta para pasar el tiempo con personas que en lugar de querernos y ayudarnos, nos complican todo. De todos modos, si el que ha de ayudar eres tú, si eres necesario para alguien, no lo rehúyas, ten siempre tu mano tendida.

Salud y salud

Si alguien quiere un consejo de salud ha de estar dispuesto a seguirlo y evitar las causas de enfermedad. Tanto si lo da un médico como un amigo. Si no hay esa disposición practicar el consejo, que no pida.

He aquí algunos consejos sencillos de salud: Al sentarte para estudiar o lo que sea, corrige la postura. Trata de prevenir las enfermedades vacunándote. Nunca comas hasta el hartazgo -además con lo que comes de sobra otros pueden comer-. Menos plato y más zapato. Dale trabajo a tu cerebro: lectura, estudio, un idioma nuevo, un pasatiempo (no incluye televisión)? Mójate -ducha diaria por fuera, mucha agua por dentro y si puedes natación-. Relájate, al menos cinco minutos y programa lo que te guste. Proponte diariamente durante cincuenta minutos no mirar a ninguna pantalla ni televisión ni ordenador ni móvil; por ejemplo, mira al cielo y recuerda a los que ya se han ido. En resumen, que te quieras mucho cuidándote, te lo mereces.

Y otros consejos de Salud: Si crees en Dios, dedícale al menos quince minutos diarios, no es mucho. Y si tienes problemas aprovecha para pedirle que te los solucione; da resultado. Todos los días tenemos un instante en el que Dios nos da la posibilidad de mejorar en algo o superar un problema. Hay que aprovecharlo convencido de que eres capaz de conseguirlo por muchas dificultades que se presenten.

Compartir el artículo

stats