Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lo peor está por venir

Los problemas de los autónomos

Ser autónomo no es fácil. Palabra de hija de autónomo. No hay jornadas laborales. Se trabaja desde que se empieza hasta que se acaba, mínimo entre diez y doce horas diarias. No hay festivos. En mi infancia, por ejemplo, jamás disfrutamos en familia del 15 de agosto. Había trabajo. Lo mismo que todos los sábados y muchos domingos. Mi padre nunca estuvo de baja, no se lo podía permitir, y tuvo la fatalidad de que se le detectara una grave enfermedad una semana antes de cumplir los 65 años, edad a la que se jubiló con 43 años cotizados a la Seguridad Social, por los que recibió entonces una pensión equivalente a 400 euros al mes.

Durante la última década, debido a la crisis, desde los poderes públicos se ha instado a que todos nos hiciéramos autónomos, como si aquí fuera posible vivir el sueño americano. Se han llegado a desarrollar programas educativos por los colegios instando a los niños a un futuro laboral como emprendedores, palabra que no es más que el eufemismo que se viene empleando para huir de la connotación de esclavitud que está asociada a la de autónomo desde hace décadas.

Como no son tontos, los escolares prefieren ser funcionarios a autónomos (perdón, emprendedores). Sigue sin ser fácil hoy en día, por mucho que el Gobierno haya establecido compensaciones sociales que antes no existían, como el derecho a percibir sueldo cuando se está de baja o poder cobrar el paro cuando se cesa en la actividad. Una minucia, ya que ningún autónomo quiere verse en semejante circunstancia. Si estás enfermo y no trabajas, no ingresas; y si no ingresas, ¿de dónde sacas para pagar todo lo que un autónomo debe pagar? Estos empresarios, la mayoría empresas familiares con el padre y la madre al frente, siempre mal mirados, han representado la verdadera resistencia durante la crisis. Pero empiezan a caer, 800 solo el último mes, lo que evidencia no solo que la economía se ralentiza, sino que lo peor está por venir.

Compartir el artículo

stats