12 de febrero de 2019
12.02.2019
tribuna del lector

Vigo, ciudad abierta

12.02.2019 | 02:05
Vigo, ciudad abierta

En Galicia vivimos siempre la necesidad de emigrar y Vigo fue el puerto preferido para ir a América: Argentina,Méjico y Venezuela.

Pero las cosas han cambiado y Vigo se ha convertido en la ciudad de más habitantes de Galicia,gracias a los retornados de América,de Alemania y la llegada de gente de todas las partes del mundo.

El 13 de enero viví un día gozoso en que al final del mismo te dices; "Vale la pena vivir".A las seis y media de la tarde asistimos a la misa de la Colegiata presidida por nuestro obispo D.Luis Quinteiro y concelebrada por D.Angel Lasheras Vicario general del Opus Dei en Galicia.

Anastacia Muraa,una joven de 23 años de Kenia, recibía los tres sacramentos: bautismo, confirmación y la primera Comunión. La Colegiata estaba a rebosar y la ceremonia resultó muy emocionante.Anastacia es de Nairobi y su madre es católica y su padre anglicano, y ella era anglicana.Llegó a España y eligió Vigo para su experiencia en Europa.Consiguió trabajo en el colegio concertado de Coruxo como profesora de inglés,y mis hijos Ana y Josiño que trabajan los dos y tienen seis hijos, le pidieron que viviese en su casa para ayudar a sus hijos en el aprendizaje del inglés.

Yo conozco a Anastacia pues lleva meses comiendo los domingos en nuestra casa de Toralla. Es una joven guapa y valiente y bien preparada. Hizo la carrera de Derecho en la Universidad de Nairobi y dejó su espacio de confort de su tierra natal y se vino a Vigo a vivir nuestra cultura.

Su tierra es casi un paraíso con una superficie y población parecida a la de España.Kenia está situada en la África Oriental,y tiene fronteras con Etiopía al norte,Somalia al este, Tanzania al sur y Uganda y Sudán al oeste. Su territorio suroeste está bañado por el océano Indico.

En Kenia se hablan oficialmente dos idiomas: el inglés y el suajili.Hay muy pocos analfabetos,sólo entre la gente mayor.

En Kenia hay una organización que promociona a los recién terminados universitarios para venir a Europa y todos los universitarios hablan perfectamente el inglés y por este motivo está Anastacia en Vigo.

Kenia es un país que vive fundamentalmente de la agricultura,de la ganadería y de un turismo de alto nivel con sus safaris fotográficos. Es la tierra de los Masai,una raza cuya altura sobrepasa los dos metros. Las costumbres han evolucionado mucho y antiguamente esta raza cuando cumplían 21 años para ser aceptados en la tribu tenían que matar con sus manos y sus arcos a un león. Hoy se han convertido en los guardianes de esta enorme fauna salvaje.Estos Masai tienen un baile tradicional vestidos con capas rojas que consiste en dar en grupo de dos, saltos espectaculares.

Kenia consiguió la independencia el 12 de diciembre de 1963 y fue su primer presidente Jomo Kenyatta, antiguo prisionero de los ingleses en tiempos coloniales.

La ceremonia en la Concatedral resultó muy solemne. Nuestro obispo D.Luis dijo una homilia preciosa sobre la alegría de la Fé que convierte al católico en un todoterreno.Actuó el coro del colegio Las Acacias y al final de la misa un coro de compatriotas de Anastacia interpretaron una canción en el idioma suajili en que no faltaron los tantán con sus tambores. Mis amigos Carmen y Rafael del Llano,que asistían a esta misa a primera de la tarde de Vigo, me decían que estaban muy emocionados. Imaginaros lo que podíamos estar los que la conocíamos desde hace meses.

Adoptó el nombre cristiano de Anastacia Belén. Aprendió en pocos meses las palabras del Papa Francisco que dicen: "Ser feliz no es tener un Cielo sin tempestades,un camino sin accidentes,un trabajo sin cansancio o unas relaciones sin decepciones".

Anastacia Belén aprendió que en el catolicismo nuestro Padre Dios es un padre que está siempre dispuesto a perdonar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook