Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

galería de cristal

De campeones: Aarón, Carla y José Meca Antas

Hace mas de veinte años dábamos en este periódico una noticia preocupante. Hasta aquí había llegado, por medio de una vecina que aseguró venir del hospital, la mala nueva de que a un chavalín que, esperando el autobús en la parada había sido arrollado por un coche, le iban a amputar en todo o en parte sus piernas. No fue así al final porque, según parece, los familiares del chico se negaron a admitir la posibilidad y exigieron un esfuerzo más para intentar salvar las piernas del muchacho. Desde aquel momento se inició la lucha y, entre operaciones, sufrimientos y confianza de médicos y familiares, el chaval pudo mantener en su sitio sus dos extremidades inferiores. Luego vino la recuperación y el crecimiento y Aarón González siguió la senda del sufrimiento para conseguir superar al cien por cien su movilidad y su mejor condición física. Luego perdimos la estela del chaval que volvió a aparecer hace unos años como un luchador de boxeo olímpico, ese deporte que se gana con los puños y también con los pies y Aarón González ha demostrado con su reciente título de campeón de España, obtenido ante quien ostentaba antes ese cinturón, que la superación de cualquier problema está en la mente, en el esfuerzo y en la confianza en uno mismo. Ojalá que nuestro Aarón que solo tiene 29 años, pueda cumplir sus deseos de llegar a lo más alto de este difícil deporte y tenga la ocasión de poder transmitir, como docente que es, esos valores a sus alumnos en la escuela y en el deporte. Se lo tiene muy merecido.

Por otra parte, en esta mima semana, nos hemos hecho eco de otro éxito deportivo de una rapaza del Club Ciclista de Marín, Carla Fernández Torres, proclamada, por méritos propios, campeona de España en la modalidad de "Crono" en categoría cadete fem. Carla es otro producto del esfuerzo personal y de club, del C.C. de Marín que Juan Carlos Ruibal preside y cuida con sus colaboradores de la forma más cariñosa que se puede cuidar a un "hijo" desde hace décadas. No es la primera realidad del club y esta jovencita tiene grandes posibilidades de mantener la línea ascendente en su carrera basta con que se empeñe y se deje guiar por quienes la ayudan deportiva y técnicamente. Los marinenses, aunque siempre parece lo contrario, nos sentimos orgullosos de ella, de Aarón y de todos los deportistas que en las más diversas especialidades nos dan estas alegrías con frecuencia.

Y Como nunca ha felicidad completa hemos de recordar aquí a un deportista ejemplar, José Meca Antas, fallecido hace unos días, porque no es de justicia que pase desapercibida su desaparición a pesar de que hace muchos años que estaba alejado del deporte. En los años sesenta y setenta, el apellido Meca estaba ligado al club San Miguel y a quienes hacíamos lo que podíamos en el mundillo del atletismo local. Meca era un ejemplo de constancia y sacrificio en la ruta. No recuerdo que haya ganado muchos trofeos pero le veíamos siempre asombrados de su trotar continuo en las carreras de fondo, como si no se cansara nunca, llegando siempre a la meta en significados puestos, tras hacer cualquier distancia y animando a quienes teníamos dificultades para terminar los recorridos. Meca nos ha dejado sorpresivamente hace unos días pero su apellido merece estar en el recuerdo deportivo de quienes con él compartimos aquellos años del "San Miguel" de Manuel Méndez. Ahora ha traspasado la meta a donde todos llegaremos. Descanse en paz.

Compartir el artículo

stats